Sanidad

Se habla de la importancia de ser sanado, que conllevará a ser curado, restaurado, ya se en lo espiritual como en lo físico.

Los investigadores hablan que el 80 por ciento de las enfermedades, son causadas por problemas de la vida, que tiene. Su raíz en dimensiones espirituales.

Estas ocurren por falta de no haber sido sanados espiritualmente, ya que la mente está batallando con emociones y angustias, llevándolas a penas y sufrimientos que se reflejan en el cuerpo en una enfermedad.

Después de esto Jesús lo halló en el templo y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te suceda algo peor. Juan 5:14.

La falta de perdón, el rencor, el odio, la envidia, la hipocresía, el orgullo, la avaricia. Son algunos de los síntomas de enfermedades espirituales, Estas son huéspedes espirituales de maldad, que oprimen a la personas, muchas veces llevándolas a ser postradas y encadenadas en su propio cuerpo.

Salió entonces la gente a ver qué había sucedido; y vinieron a Jesús, y encontraron al hombre de quien habían salido los demonios, sentado a los pies de Jesús, vestido y en su cabal juicio, y se llenaron de temor. Y los que lo habían visto, les contaron cómo el que estaba endemoniado había sido sanado. Lucas 8:36.

Muchas personas hoy en día andan buscando un milagro, para ser curados de alguna enfermedad, es necesario observar cuál pudo haber sido la causa que llevó a la persona a esta enfermedad, tanto en lo científico como en lo espiritual.

Y Jesús le dijo: Hija, tu fe te ha sanado; vete en paz y queda sana de tu aflicción. Marcos 5:34.

En muchos tratamientos de encontrar la sanidad, muchos doctores recomiendan encomendarse a Dios, le hablan de la necesidad de aferrarse a una FE. Que puede ayudar al paciente a recibir un tratamiento mucho más exitoso y con la posibilidad de ser curado completamente.

Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho. Santiago 5:16.

De hay la importancia de contar con un crecimiento espiritual, basado en lo sobrenatural que es Dios , quien nos ayudará a restituir por medio de Jesucristo la sanidad de nuestro cuerpo, en una esperanza llena de fe, para ser curados de cualquier aflicción.

Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Isaías 53:4.

Oración: me levanto creyendo en el poder de JESUCRISTO, quien ha llevado mis enfermedades a la cruz del calvario, para poder recibir sanidad a mi cuerpo en una fe y esperanza viva. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario