Generosidad

Es un concepto que procede del latín generosĭtas y que refiere a la inclinación a dar y compartir. Se trata de una virtud y un valor positivo que puede asociarse al altruismo, la caridad y la filantropía.

La persona que tiene esta virtud, piensa en repartir aquello que tiene con otros menos afortunados. Su forma de actuar se basa en reconocer las necesidades del prójimo y tratar de satisfacerlas en la medida de sus posibilidades.

Si hay un menesteroso contigo, uno de tus hermanos, en cualquiera de tus ciudades en la tierra que el Señor tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre, sino que le abrirás libremente tu mano, y con generosidad le prestarás lo que le haga falta para cubrir sus necesidades. Deuteronomio 15:8 .

La generosidad no solo se mide con el dinero que das , sino también con el tiempo de calidad que compartes con el necesitado; muchas veces suplir un abrazo, un oído, una palabra de amor o de aliento. Son parte de esa generosidad en acción.

Con generosidad le darás, y no te dolerá el corazón cuando le des, ya que el Señor tu Dios te bendecirá por esto en todo tu trabajo y en todo lo que emprendas. Deuteronomio 15:10.

Este don espiritual, conllevará a la persona muchas veces a negarse a si mismo de sus deleites, por amor a los demás, para suplir la caridad a los que están pasando por necesidades. Yo fui un gran admirador, de la vida de la madre Teresa, ella siempre mantuvo en ese espíritu de generosidad, nunca se glorió de sus obras de caridad, sino que supo desarrollar ejemplo de amor y negación, por el bienestar de otros.

Lo contrario de la generosidad es el egoísta o avaro, que siempre piensa es si mismo, es desconfiado y hambriento, nunca disfruta de la vida, ya que se aferra a lo material, siempre da esperando algo a cambio y desarrollando una vida llena de miseria espiritual.

Por esto cuando, alcances a practicar este don espiritual de la generosidad, no te gloríes a ti mismo, recuerda siempre estas palabras de JESUS.

Pero tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha,

para que tu limosna sea en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Mateo 6:4.

Oración: Señor JESUS, has de mi un corazón generoso, lleno de amor y misericordia, para aprender a suplir las necesidades del prójimo, desarrolla en mi la capacidad de reconocer el valor de dar tiempo de calidad para el que sufre, llevando bendiciones de esperanza y bienestar. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario