Abundancia

El término puede ser usado como sinónimo de prosperidad, riqueza o bienestar.

En este sentido, la frase “nadar en la abundancia” hace referencia a gozar de un gran bienestar económico y de una importante cantidad de riquezas materiales.

En cuanto a vosotros, sed fecundos y multiplicaos; poblad en abundancia la tierra y multiplicaos en ella. Génesis 9:7 .

Hay otras formas de abundancia:

Nos podemos también referir , cuando reflejamos a los demás un don de servir, cuando damos amor, oh habita mucha abundancia de misericordia en nosotros siendo compasivos para con los demás, de igual manera cuando abunda la sabiduría que manifiesta la cantidad de consejos, en la manera tener paz en abundancia. Nadar en estas riquezas es poder vivir satisfacciones del alma que son el bienestar para nuestra vida.

Vivir en la abundancia no es solo tener riquezas, si no aprender a vivir abundantemente la vida en todos los aspectos que nos ofrece.

Mas yo, por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa; me postraré en tu santo templo con reverencia. Salmos 5:7

En la vida hay quienes viven en la abundancia de malas acciones, aquellos que abundan , en el engaño, en la miseria, en las quejas, en la inconformidad, en la envidia, llenos de rencor, odio y sufrimiento. Es to es nadar en la abundancia del pecado.

¡Camada de víboras! ¿Cómo podéis hablar cosas buenas siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mateo 12:34 .

Ten cuidado de jactarse en lo que tienes, ya que el día pasa y la vida también y toda tu riqueza que acumulaste, no sabrás que pasará después de tu muerte.

He aquí el hombre que no quiso hacer de Dios su refugio, sino que confió en la abundancia de sus riquezas y se hizo fuerte en sus malos deseos. Salmos 52:7.

Servid a Dios con abundancia y obtendrás riquezas de bendiciones en tu vida, sabrás verdaderamente que es la prosperidad verdadera.

¿Por qué gastáis dinero en lo que no es pan, y vuestro salario en lo que no sacia? Escuchadme atentamente, y comed lo que es bueno, y se deleitará vuestra alma en la abundancia. Inclinad vuestro oído y venid a mí, escuchad y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros un pacto eterno, conforme a las fieles misericordias mostradas a David. Isaías 55:3.

Jesucristo es la puerta abierta, para que reine la abundancia en nuestro ser .

Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pasto.

El ladrón sólo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Oración: Hoy quiero rebosar en conocimiento de tu palabra, que es el mayor tesoro de riquezas que nos has dado, sabiendo que me dará una formación sabia para vivir en abundancia . Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario