Protección

Del latín protectĭo, es la acción y efecto de proteger (resguardar, defender o amparar a algo o alguien). La protección es un cuidado preventivo ante un eventual riesgo o problema.

Este instinto que los seres humanos tenemos cuando en medio de una dificultad buscamos amparo en algo o en alguien, cuando somos cuidado de lo que nos puede suceder siendo protegidos ya sea en lo personal, físico, social.

Ser amparados por alguien que nos defiende, sintiendo por nosotros una protección de amor, como nuestros padres, hermanos, amigos.

El amor requiere de protección, es hay donde demostramos lo que sentimos por la otra persona, ya que somos resguardados por medio de un sentimiento, que nos defenderá en cualquier circunstancia.

Se dice que en el hombre esta la protección de la familia, ya que en este orden De Dios, el es quien tiene la responsabilidad de cuidar y suplir la necesidades del hogar. Una mujer siempre buscara la protección en el hombre que ama y los hijos se sienten protegidos por los padres durante el periodo de crecimiento para ser formados.

Es muy diferente proteger que sobreprotección, en esta ultima es un cuidado exagerado, llevando a la persona a no poder determinar por si sola, cuando niños podemos tener sobreprotección de nuestros padres, pero una vez crecemos y somos formados solo podemos contar con una protección.

La exageración de la sobre protección limitan a un desarrollo personal, ya que la persona no toma sus propias decisiones, esta siendo cautivada a vivir por su propias experiencias, llegando a ser manipulada por quien la sobre protege.

Amar no es sobreprotección, si no proteger con cuidado a quien decidimos cuidar.

Dios nos protege y nos cuida, dándonos la oportunidad de que confiemos en sus promesas que tiene para nosotros.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos,

para obtener una herencia incorruptible, inmaculada, y que no se marchitará, reservada en los cielos para vosotros, que sois protegidos por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo. 1 Pedro 1:3 .

El Señor te protegerá de todo mal; El guardará tu alma. Salmos 121:7 .

Oración: reconozco Tu protección Oh Dios sobre mi vida, descanso es tus promesas que son un si para nosotros, llevándonos a una vida de bendición. Amen.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario