Deseo

Del latín desidium, deseo es la acción y efecto de desear (anhelar, sentir apetencia, aspirar a algo.

El deseo, por lo tanto, es el anhelo de cumplir una voluntad o saciar un gusto. Las motivaciones del deseo pueden ser muy variadas. En ocasiones, el deseo surge por el recuerdo de vivencias pasadas que resultaron placenteras. Ese es el caso de alguien que desea comer un determinado plato que sabe que le gusta o que quiere volver a visitar un lugar donde vivió buenos momentos. Cuando el anhelo por una situación del pasado se torna muy intenso y genera tristeza se habla de nostalgia.

El deseo forma parte de la naturaleza humana, todo hombre siente deseos que quieren alcanzar, este el la causa muchas veces de motivaciones para lograr objetivos, llevándonos a estar activos para anhelarlos.

El emprendimiento sale mayormente de poder alcanzar un deseo, por lo generar cuando damos estos pasos de salir adelante, nos enfocamos a encontrar la soluciones para alcanzarlos.

Mis días han pasado, se deshicieron mis planes, los deseos de mi corazón. Job 17:11 .

Los deseos, forman a los hombres visionarios, en el ámbito laborar y empresarial, estos son los que se enfocan a alcanzar las metas y objetivos por el cual trabajan. Su espíritu de superación de lucha los llevan a salir adelante.

Hay también deseos engañosos al hombre, que los lleva por caminos equivocados, causando el pecado y en muchas ocaciones hasta la muerte. De hay la importancia de reconocer a Jesucristo para ser apartados de ese engaño.

Entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados). Efesios 2:5.

Cumplir nuestros verdaderos deseos, es poder ser obedientes a los mandatos que están escritos en el Gran Libro, ellos traerán bendiciones y guiarán nuestra vida a una verdadera prosperidad.

Oración: Me encomiendo a ti oh Dios todos mis deseos, aparta de mi los que nos me ayudan para desecharlos y poder descubrir los buenos para practicarlos. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario