Mision

Se refieren de manera general al planteo de objetivos que una persona o grupo pueden intentar alcanzar. Ambos conceptos son medios para lograr alcanzar un estado que se considera deseable.

La misión va con el propósito de una visión, ambos conceptos trabajan para lograr los objetivos determinados, la misión es la acciona de la visión.

Ambos conceptos (misión y visión) juegan un papel importante como aspectos organizativos en cualquier estrategia a largo plazo, sea esta empresarial, política, personal, etc.

Una vez que se tiene un objetivo determinado, ambos conceptos permiten situarse en el presente (misión) y proyectarse hacia el futuro (visión) desde el plano racional, ya que permite vincular medios y fines, y también desde el emocional, ya que permite inspirar e incentivar a actuar incluso en situaciones desfavorables.

En la vida tenemos que determinar nuestras misiones a cumplir, de ahí la importancia de estar claros cuál es el rumbo de nuestros propósitos y saber definirlos, para poder lograr empezar a caminar por ellos, teniendo como objetivo un tiempo determinado para hacerlos realidad.

Por el Señor son ordenados los pasos del hombre, y el Señor se deleita en su camino.

Cuando caiga, no quedará derribado, porque el Señor sostiene su mano. Salmos 37:24.

En el Gran Libro nos da ejemplos de misiones que debemos cumplir, para poder lograr los beneficios y La Paz a nuestra vida.

Si hay un menesteroso contigo, uno de tus hermanos, en cualquiera de tus ciudades en la tierra que el Señor tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre, sino que le abrirás libremente tu mano, y con generosidad le prestarás lo que le haga falta para cubrir sus necesidades.

Cuídate de que no haya pensamiento perverso en tu corazón, diciendo: «El séptimo año, el año de remisión, está cerca», y mires con malos ojos a tu hermano pobre, y no le des nada; porque él podrá clamar al Señor contra ti, y esto te será pecado.

Con generosidad le darás, y no te dolerá el corazón cuando le des, ya que el Señor tu Dios te bendecirá por esto en todo tu trabajo y en todo lo que emprendas. Deuteronomio 15:10.

Jesucristo nos dio una misión para que su palabra fuese conocida en todo lugar, pueblo y nación.

Y cuando vayáis, predicad diciendo: «El reino de los cielos se ha acercado.»

Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, expulsad demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. Mateo 10:8.

Poder llevar acabo la misión que nos encomendó, es tener presente lo agradecidos que debemos estar con Dios, no ser egoístas en pensar solo en nosotros mismos, sabiendo cuánta necesidades hay en el mundo.

Una misión es tan solo el poder dar un abrazo a alguien que está necesitado de amor, compartir un alimento con un pobre, visitar a un enfermo, llevar una alegría a una persona que se siente triste, es poder sacar de nuestro tiempo para ayudar con las necesidades del prójimo.

Hablar bonito o predicar la palabra no es lo todo; siempre debe estar acompañada de una misión, para poder llevar acabo la visión de Jesucristo.

Una misión es la prédica activa de una visión.

Oración: Perdóname Señor por mi egoísmo, de solo pensar en mi mismo, sabiendo cuánta necesidades hay en mi alrededor, permítame vivir tu palabra en acción, para cumplir la misión que me has encomendado con el prójimo. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario