Engaño

Del latín, y más exactamente del verbo ingannare, que es equivalente a “enredar a alguien o burlarse de él”. Es el efecto y acción mayormente de mentir, de no hablar verdad en lo que se dice o se piensa.

Por lo generar la persona engañosa cuenta con muchas artimañas, falsedades, llenos de trampas, mentiras ocultas que lo llevan a no ser trasparente y honesto.

Tu lengua maquina destrucción como afilada navaja, oh artífice de engaño.

Amas el mal más que el bien, la mentira más que decir lo que es justo. (Selah)

Amas toda palabra destructora, oh lengua de engaño. Salmos 52:4.

Su fortaleza de proceder con facultad de engañar, le trae como consecuencia la desconfianza y la falta credibilidad, sus caminos son torcidos, no hay rectitud en lo que procede, por lo generar su infidelidad a la lealtad, lo lleva a engañarse en muchas ocaciones a si mismo.

Llena está su boca de blasfemia, engaño y opresión; bajo su lengua hay malicia e iniquidad. Salmos 10:7 .

El padre del el engaño es Diablo que es el padre de toda mentira, el tiene como propósitos descarriar y sacar del camino de la verdad De Dios, a todo aquel que caiga es sus artimañas.

Cuando descubres el engaño, por lo generar té disoluciones de quien te lo hizo, automáticamente cambias tu forma de proceder, activando en ti el desconcierto y la desconfianza; ya que te sientes desengañado por quien te lo produjo.

Aunque su odio se cubra con engaño, su perversidad será descubierta en la asamblea. Proverbios 26:26

.

Dios habla claramente para quienes practican una vida llena de falsedad y mentira.

El que practica el engaño no morará en mi casa; el que habla mentiras no permanecerá en mi presencia. Salmos 101:7.

Por esto nuestro camino a diario debe ser con integridad y trasparencia; siendo un libro abierto a toda verdad y la justicia De Dios que te alcanzará.

¡Cuán bienaventurado es el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño! Salmos 32:2 .

El engaño es la mayor mentira de nosotros mismos.

Oración: Señor guarda mi corazón del engaño, ayúdame cada día a tener una vida llena de honestidad, basada en la trasparencia de tu palabra, para que la integridad llene nuestra vida. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario