Abandonado

Abandonado

Proviene del verbo abandonar. Se define como aquella persona que se ha descuidado en sus obligaciones, ya sea en su aspecto personal, en el desorden, en la suciedad, llegando a un estado de deterioro.

De igual manera se puede referir cuando la persona se ha sentido sola y sin ningún apoyo , ya sea en lo personal , económico o social.

El abandono nos lleva a un estado emocional crítico, ya que al formar parte del descuido, nuestra inseguridades se manifiestan, llevándonos a sentirnos en muchas ocaciones desprotegidos.

Hay quienes se abandonan en la miseria, tomando un aspecto de descuido personal, que refleja su desorden de la vida, quieren proyectarle a los demás que están desamparados, pero en realidad es que el mismo pecado en el que han caído los a llevado a reflejar su estado de suciedad.

«Por cuanto me han abandonado y han quemado incienso a otros dioses para provocarme a ira con toda la obra de sus manos, por tanto mi ira arde contra este lugar y no se apagará.»‘» 2 Reyes 22:17.

El abandono !!Es el deterioro de la vida. Reflejando suciedad y desconsuelo!!.

De igual manera aquellos que se han abandonado es sus deseos engañosos, dejándose prostituir por sus pasiones y perversidades, habiendo abandonado hacer lo recto delante de DIOS.

¡Ay, nación pecadora, pueblo cargado de iniquidad, generación de malvados, hijos corrompidos! Han abandonado al Señor, han despreciado al Santo de Israel, se han apartado de El.

¿Dónde más seréis castigados? ¿Continuaréis en rebelión? Toda cabeza está enferma, y todo corazón desfallecido. Isaías 1:4-5.

Hay quienes son pobre pero organizados, pero hay quienes se encuentran en en la miseria de su deterioro y es considerado abandonado.

En muchas ocaciones en la vida nos sentimos abandonados en lo emocional, donde no encontramos soluciones a nuestros problemas , no sentimos solos y preocupados por lo que pueda pasar.

Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el Señor me recogerá. Salmos 27:10 .

De ahí la importancia de saber que hay un Dios poderoso que no no abandona, que siempre está presente para podernos ayudar en el camino más espinoso de nuestra vida, El no nos desamparará será siempre nuestro refugio y salvación, en los momentos donde nuestra esperanzas desvanecen, trayendo seguridad , confianza llena de fe y protección. Solo hay que levantar el clamor a DIOS.

Oración: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor? Dios mío, de día clamo y no respondes; y de noche, pero no hay para mí reposo.

Sin embargo, tú eres santo, que habitas entre las alabanzas de Israel.

En ti confiaron nuestros padres; confiaron, y tú los libraste. Amén. Salmos 22:1-4

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario