Temor

Del latín timor es una pasión del ánimo que lleva a un sujeto a tratar de escapar de aquello que considera arriesgado, peligroso o dañoso para su persona. El temor, por lo tanto, es una presunción, una sospecha o el recelo de un daño futuro.

Al tratarse de una emoción primaria, puede decirse que el temor forma parte del esquema adaptativo de los seres humanos y de los animales, ya que representa un mecanismo de supervivencia y de defensa. Gracias al temor, un individuo puede responder con rapidez ante una situación adversa.

Y el temor y el terror de vosotros estarán sobre todos los animales de la tierra, y sobre todas las aves del cielo, y en todo lo que se arrastra sobre el suelo, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados. Génesis 9:2.

Todos los seres humanos en algún momento de sus vidas han sentido temor y es que este es una emoción dolorosa, un instinto común, que tiene lugar cuando se va a producir de manera próxima un determinado acontecimiento que se quiere evitar.

Por eso te rodean lazos, y te aterra temor repentino. Job 22:10.

El temor es para poder prevenir , se basa en la persona que al desarrollar un sentido de precaución, lo conlleva a poder evitar el miedo que aterroriza.

Hijo mío, si recibes mis palabras, y atesoras mis mandamientos dentro de ti, da oído a la sabiduría, inclina tu corazón al entendimiento; porque si clamas a la inteligencia, y alzas tu voz al entendimiento, si la buscas como a plata, y la procuras como a tesoros escondidos, entonces entenderás el temor del Señor, y descubrirás el conocimiento de Dios. Proverbios 2:1-5.

El temor nos lleva a un estado de posible inseguridad, ya que empieza un incertidumbre de lo que pueda pasar, llegando a estar atemorizado ante las circunstancias que se están presentando.

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré temor?. Salmos 27:1 .

El temor también se relaciona en poder desarrollar el respecto a la autoridad implantada, es decir cuando se teme en caer por las decisiones incorrectas, que pueden cambiar el rumbo de nuestras vidas.

¿No es tu temor a Dios tu confianza, y la integridad de tus caminos tu esperanza?. Job 4:6.

Existe ante Dios un temor reverente, que es saber que El existe, que tiene autoridad sobre todo lo creado, que es quien tiene potestad sobre nosotros, que nos ha dado unos mandamientos para que los cumplamos , conociendo cada paso que damos.

El principio de la sabiduría es el temor del Señor; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; su alabanza permanece para siempre. Salmos 111:10.

El temor produce impacto sobre el hombre, cuando la persona ve algo sobrenatural, fuera de lo normal, es impresionada ante un gran acontecimiento, que conlleva a reconocer lo que está viendo con sus ojos.

Salió entonces la gente a ver qué había sucedido; y vinieron a Jesús, y encontraron al hombre de quien habían salido los demonios, sentado a los pies de Jesús, vestido y en su cabal juicio, y se llenaron de temor. Lucas 8:35.

El temor es la causa de saber reconocer nuestra impotencia ante Dios.

Oración: Señor DIOS, se que hay dos temores que albergan nuestra vida, el que nos lleva al miedo ante las circunstancias y el temor reverente que es el poderte reconocer ante cualquier adversidad, para poder ser librado. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario