Adversidad

Procede del latín, en concreto de la palabra “adversitas”, que se encuentra conformada por las siguientes partes:

• El prefijo “ad-“, que significa “hacia”.

• El vocablo “versus”, que puede traducirse como “dado la vuelta”.

• El sufijo “-dad”, que se usa para indicar “cualidad”.

Adversidad es la cualidad de adverso. Este término (adverso) refiere a algo o alguien que resulta desfavorable, contrario o enemigo. La adversidad, por lo tanto, es una situación adversa o difícil de sobrellevar.

Puede considerarse como un infortunio o una situación desgraciada. Siempre que existe una adversidad se requiere de templanza y fortaleza para superarla.

Por lo generar las adversidades son la formación del ser humano, en crecimiento y entendimiento de poder pasar las situaciones difíciles que afrontamos, ellas nos maduran como personas si las tomamos del lado positivo. Teniendo la actitud correcta para saberlas aceptarlas y pasarlas.

Sácianos por la mañana con tu misericordia, y cantaremos con gozo y nos alegraremos todos nuestros días.

Alégranos conforme a los días que nos afligiste, y a los años en que vimos adversidad. Salmos 90:14-15.

En algunas situaciones la adversidad puede convertirse en lo contrario que desearíamos que ocurriera, ya que no toma en ocaciones desprevenidos, dejándonos en una situación preocupante, donde debemos saber que a medida que nos está ocurriendo, debemos de tener la capacidad de poder afrontarlas, para salir adelante en ellas y poder ser fortalecidos cuando las superamos.

Alégrate en el día de la prosperidad, y en el día de la adversidad considera: Dios ha hecho tanto el uno como el otro para que el hombre no descubra nada que suceda después de él. Eclesiastés 7:14.

Decimos de igual manera que nuestros enemigos son nuestros adversarios, que en muchas ocaciones somos atacados por ellos, que quieren destruirnos , causándonos adversidades.

Hay quienes buscan las adversidades, ya que se rebelan contra la justicia tanto de los hombres como la de Dios, son personas que no saben reconocer sus errores, desafiando en muchas ocaciones todo lo adverso que la vida le presenta. Es hay que se reconoce la existencia del diablo que se le llama el adversario de nuestras vidas, ya que el sabe su condenación y quiere también atacarte, para hacerte pecar para producirte una gran adversidad, que sería la condenación de tu alma.

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo, echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros.

Sed de espíritu sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. 1 Pedro 5:6-8.

En medio de tu adversidad Dios te librará, si te depositas y confías en su supremacía.

Oración: En mi adversidad, levanto mis ojos al cielo, reconociendo al granDios creador, que por medio de su hijo Jesucristo, nos ayudará y nos fortalecerá, para poder superar la gran situación que estoy viviendo. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario