Consolar

Del latín consolare, es la acción de tranquilizar a una persona cuando se encuentra afligida por algún motivo. Se puede dar consuelo a un enfermo que padece algún dolor, al que afronta una situación familiar difícil, a un amigo que sufre un desengaño, en definitiva, a cualquier persona que tiene algún problema físico, emocional o de otra índole.

Mis ojos desfallecen esperando tu palabra, mientras digo: ¿Cuándo me consolarás? Salmos 119:82 .

Cuando estamos atravesando momentos difíciles o situaciones adversas, en muchas ocasiones necesitamos escuchar un buen consejo de consuelo, o una visita, un abrazo o decir un té quiero. Que podrá restaurar nuestro ánimo y en muchas ocaciones ser fortalecidos.

Porque tu justicia, oh Dios, alcanza hasta los cielos, tú que has hecho grandes cosas; oh Dios, ¿quién como tú?. Tú que me has hecho ver muchas angustias y aflicciones, me volverás a dar vida, y me levantarás de nuevo de las profundidades de la tierra.

Aumenta tú mi grandeza, y vuelve a consolarme. Salmos 71:19-22.

El consolar, que es la actitud de un ser humano, que puede tener la capacidad de dar aliento y fortalecer a otra persona, cuando vemos la necesidad y la angustia del prójimo, que está sufriendo por un dolor causado por una circunstancia adversa, que lo lleva a un sufrimiento, ya sea externo o interno.

Estas dos cosas te han acontecido, ¿quién te confortará?; desolación y destrucción, hambre y espada, ¿quién te consolará? Isaías 51:19

El consuelo trae sanidad, libertad y llena nuestro ser interior de esperanza; de ahí la importancia de acercarnos a Dios, quien es fiel para traer La Paz y el consuelo a nuestra alma angustiada.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en toda tribulación nuestra, para que nosotros podamos consolar a los que están en cualquier aflicción con el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios. 2 Corintios 1:3-4.

Descansa en el Señor, EL té consolará y restaurará tu aflicción.

Oración. Dios permítame depositar todas mis penas a ti, quien me darás consuelo y para a mis aflicciones, trayéndome seguridad a mi vida . Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario