Determinación

Determinación

Del latín determinatĭo, determinación es la acción y efecto de determinar, tomar una resolución, fijar los términos de algo, señalar algo para algún efecto.

Se conoce como autodeterminación a la autonomía o independencia de una persona, un grupo, una comunidad o una nación. Al tener autodeterminación, se tiene la capacidad o facultad para tomar determinaciones por cuenta propia, sin tener que pedir permiso o rendir cuentas. Por eso, el derecho de autodeterminación es el derecho de un pueblo a escoger su forma de gobierno y estructurase libremente, sin injerencias externas.

El carácter forma parte de una persona que tiene un sentido de determinación, hacia lo que propone elegir o seguir; cuando se aplica se siente confiadamente de sus decisiones y se hace responsable de sus actos.

En la vida se nos presenta momentos que debemos de tomar una determinación, que es poder tomar la libertad de escoger el rumbo de nuestro destino, sabiendo que de acuerdo a lo que decidamos, tenemos de ser conscientes de nuestras consecuencias, ya que es lo que determinamos seguir.

Ciertamente, Dios no obrará perversamente, y el Todopoderoso no pervertirá el juicio.

¿Quién le dio autoridad sobre la tierra? ¿Y quién ha puesto a su cargo el mundo entero?

Si El determinara hacerlo así, si hiciera volver a sí mismo su espíritu y su aliento,

toda carne a una perecería, y el hombre volvería al polvo. Job 34:12-15.

El libre albedrío que Dios dio en la creación, le dio la capacidad al hombre de escoger entre el bien y el mal, EL nunca nos limitó en la creación, nos dio la potestad de todo lo creado, sabiendo que el hombre determinaría el camino a seguir; de ahí es que nace el pecado de Adan y Eva, ya que ellos decidieron comer del fruto prohibido del árbol que estaba en huerto del Edén.

Entonces verán las naciones tu justicia, y todos los reyes tu gloria, y te llamarán con un nombre nuevo, que la boca del Señor determinará. Isaías 62:2 .

Esa determinación de la desobediencia, también Dios desde el cielo propuso un plan para ello; Fue determinar enviar a su hijo Jesucristo para perdonar nuestros pecados, llevándolo a la cruz para que su sangre tuviera el poder de sanar las heridas del pasado, dando la restauración de la vida eterna.

Tus determinaciones te abren o te cierran puertas. Solo tú escoges el camino a seguir.

Pasad, pasad por las puertas; abrid camino al pueblo. Construid, construid la calzada; quitad las piedras, alzad estandarte sobre los pueblos.

He aquí, el Señor ha proclamado hasta los confines de la tierra: Decid a la hija de Sion: «He aquí, tu salvación viene; he aquí, su galardón está con El, y delante de El su recompensa.» Y los llamarán: Pueblo Santo, redimidos del Señor. Y a ti te llamarán: Buscada, ciudad no abandonada. Isaías 62:10-12.

Toma ya le determinación de seguir a JESUCRISTO, quien tendrá cuidado de ti.

Oración: Señor, tomo la determinación de seguir tu palabra quien es la que me libera de mis pecados y me da La Paz que ando buscando, para ser llenado de tu fe y esperanza. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario