Resistir

La palabra resistir procede del latín resistĕre. Es la capacidad de aguantar o la fuerza que se ejerce sobre algo sin sufrir daño o moverse, de igual manera es considerado la capacidad de soportar.

Arroja su hielo como migas de pan; ¿Quién puede resistir ante su frío? Salmos 147:17.

La capacidad de aguantar un padecimiento físico o moral, sin dejase vencer por el, o tratar de evitarlo sin quejarse, forma parte de la resistencia interna del ser humano, para controlar los sentidos y las emociones.

La sabiduría y el conocimiento adquirido sobre un tema o de algo, nos da la capacidad de poder resistir lo que se oponen, debido que nos dará la firmeza de poder demostrar la verdad del tema que se esté desarrollando.

Por que yo os daré palabras y sabiduría que ninguno de vuestros adversarios podrá resistir ni refutar. Lucas 21:15

Pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba. Hechos 6:10 .

La capacidad de tolerar a alguien, quien en muchas ocaciones nos puede afectar en la vida, pero debido a la situación que manejamos debemos resistir, para no sentirnos vencidos y dejarnos llevar por el miedo o la desolación, esa capacidad de aguantar y la fuerza que hacemos para soportar se llama resistencia.

Y si alguien puede prevalecer contra el que está solo, dos lo resistirán. Un cordel de tres hilos no se rompe fácilmente. Eclesiastés 4:12 .

En ocaciones nos encontramos en momentos donde tenemos un propósito de vida y tenemos que resistir una tentación, que nos puede causar un problema mayor.

Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales.

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. Efesios 6:12-13.

El enemigo de nuestra alma continuamente nos envía dardos para desobedecer los principios y valores De Dios, llevando nuestra vida arrastrada en la delicias y placer de este mundo, donde el pecado toma un papel importante.

Pero El da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.

Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros. Santiago 4:6-7.

Resiste el pecado en tu vida y La Paz de Dios te acompañara por siempre.

Oración: hay veces que mis fuerzas se debilitan y mis angustias me oprimen, pero levanto mis manos a ti oh Dios , quien es el que me da la fortaleza para resistir en mis adversidades, llenándome de sabiduría para soportarlas. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario