Pensamiento

Pensamiento

Según la definición teórica, el pensamiento es aquello que se trae a la realidad por medio de la actividad intelectual. Por eso, puede decirse que los pensamientos son productos elaborados por la mente, que pueden aparecer por procesos racionales del intelecto o bien por abstracciones de la imaginación.

Uno de los derechos de todos los seres humanos, y sin embargo el que más suele amedrentarlos con sus potenciales consecuencias nefastas es la libertad de pensamiento o expresión.

En la infancia, las personas solemos caracterizarnos por la espontaneidad y la sinceridad, sin importarnos la repercusión de nuestros hechos o palabras. Es muy común que los niños hablen solos y dejen volar su imaginación, ignorando a un grupo de adultos que los mira con ternura. El mismo grado de despreocupación se percibe cuando dicen con absoluta sinceridad que no les gusta un regalo o un plato de comida.

En el pensamiento es donde se producen las grandes batallas de los hombres, es hay donde se triunfa o se fracasa. Es en punto claro de nuestra imaginación, donde podemos desarrollar lo positivo o lo negativo, con el cual manifestamos nuestra manera de pensar que puede cambiar el rumbo de nuestra vida.

Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.

Porque en virtud de la gracia que me ha sido dada, digo a cada uno de vosotros que no piense más alto de sí que lo que debe pensar, sino que piense con buen juicio, según la medida de fe que Dios ha distribuido a cada uno. Romanos 12:2-3.

Es mejor pensar antes de hablar, ya que si meditamos internamente nuestras respuestas , podemos tener una mejor comprensión de nuestros interlocutores.

Tened el mismo sentir unos con otros; no seáis altivos en vuestro pensar, sino condescendiendo con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión. Romanos 12:16.

Los grandes innovadores a surgido siempre buscando la necesidad de los demás, han pensado en soluciones, que traerán beneficios y resultados positivos.

De ahí la importancia de aprender a pensar y cambiar nuestra manera de actuar para un bienestar en nuestra vida.

Que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad. Efesios 4:22-23.

Por esto tenemos que cambiar nuestra manera de pensar con respecto a lo importante que es tener los principios establecidos por Dios, cuando meditamos en su palabra nos llenará de fe y esperanza, para lograr nuestros objetivos.

Oración: Señor ayúdame a cambiar mi forma de pensar, para ser renovado y cambiado de acuerdo a tus principios y valores, para comprender lo agradable y perfecto de tu voluntad. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario