Consecuencias

Consecuencias

La palabra consecuencia es de origen latín “consequi”. Se conoce como consecuencia a aquello que resulta o es producido por causa de, efecto o resultado de un acto o hecho. Por tanto todo suceso producido por una circunstancia o decisión tomada , puede producir una acción, que terminará en recibir una consecuencia de lo que hacemos.

El hombre prudente ve el mal y se esconde, los simples siguen adelante y pagan las consecuencias. Proverbios 27:12

Nuestras formas de comportamiento en ocaciones acarrean consecuencias, ya sean buenas o malas, ya que estamos reflejando en los demás nuestra manera de actuar o de pensar, que nos llevan por un camino determinado a un futuro lógico.

Porque el que procede con injusticia sufrirá las consecuencias del mal que ha cometido, y eso, sin acepción de personas. Colosenses 3:25 .

Las consecuencias son el resultado de nuestras determinaciones, es el fruto de lo que sembramos, es el objetivo de lo que pretendemos alcanzar de acuerdo a nuestra forma de relacionarnos con los demás.

Y he visto que todo trabajo y toda obra hábil que se hace, es el resultado de la rivalidad entre el hombre y su prójimo. También esto es vanidad y correr tras el viento. Eclesiastés 4:4.

Por esto es determinante en nuestra vida saber en que posición tenemos a Dios, sabiendo que si tomamos la decisión de buscarlo y de conocer su palabra, que está llena de principios y consejos, presidiendo a seguirle en nuestra manera de actuar, haciéndonos obedientes, en nuestra forma de comportarnos, obtendremos bendiciones que serán el resultado de nuestras consecuencias.

Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: Nunca te dejare ni te desamparare, de manera que decimos confiadamente: El Señor es el que me ayuda; no temere. ¿Que podra hacerme el hombre?

Acordaos de vuestros guías que os hablaron la palabra de Dios, y considerando el resultado de su conducta, imitad su fe.

Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos. Hebreos 13: 5-8.

La consecuencia del pecado es muerte eterna, la consecuencia de la obediencia a Dios es vida eterna. Tu eliges que camino debes seguir si el del bien para vida o el del mal para muerte, ya que este será la consecuencia del resultado de tú comportamiento.

Oración: Señor guárdame y ayúdame a seguir tu camino, sabiendo que si te obedezco obtendré frutos de vida, que llenarán de luz mi casa interior, para que se reflejen las consecuencias de mi comportamiento para bien . Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario