Salvación

Salvación

El vocablo latino salvatĭo llegó a nuestra lengua como salvación. Se trata del acto y el resultado de salvar o de salvarse. Este verbo, por su parte, refiere a ubicar algo o a alguien a resguardo; a evadir un riesgo; a excluir una cosa de lo que se hace con otra; o, en el plano de Dios, es acceder a la gloria divina.

Salvación es escapar de un peligro, donde nos vemos que estamos a punto de perder lo que hemos logrado alcanzar, donde nuestra vida es rescatada de un mal.

Mas la salvación de los justos viene del Señor; El es su fortaleza en el tiempo de la angustia. Salmos 37:39.

La salvación es poder entender que Dios existe, sabiendo que nuestra angustia y desespero esta siendo rescatado de caer a un infierno.

El infierno comienza en la vida, cuando decidimos desobedecer a Dios, dejándonos arrastrar por el pecado y yéndonos por un camino lleno de espinas, que nos conducirá hacia un abismo de muerte.

Y oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa delante de nuestro Dios día y noche, ha sido arrojado. Apocalipsis 12:10 .

En el instante donde somos recatados, podemos entender que la salvación llegó a nuestras vidas.

El sentirnos salvados nos da la seguridad y la confianza de poder saber que no estábamos solos, que hubo mucha gente intercediendo por nosotros, en oraciones y suplicas a Dios, que hizo que su mano poderosa se extendiera para rescatarnos.

El será la seguridad de tus tiempos, abundancia de salvación, sabiduría y conocimiento; el temor del Señor es tu tesoro. Isaías 33:6 .

Si estas a punto de perder tu vida , levanta la mirada a Dios y EL enviara a su Espíritu Santo en la persona de Jesucristo, el cual te rescatara de tu angustia y sufrimiento. Confía en su palabra sin apartarte de sus principios y sabrás que La Paz de EL acobijara y la bendición de arropará.

El Señor es mi roca, mi baluarte y mi libertador; mi Dios, mi roca en quien me refugio; mi escudo y el cuerno de mi salvación, mi altura inexpugnable. Salmos 18:2 .

En la semana de Pascua muchos celebran la muerte de JESUS, en la cruz del calvario, el cual produjo en nosotros el perdonar nuestros pecados y darnos la salvación de nuestras vida. Por esto:

Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación. Romanos 10:9-10.

Por esto te invito a que reflexiones en esta semana y puedas aceptar ese gran regalo, de poder celebrar con alegría, el mayor acontecimiento ocurrido para nosotros, que es la salvación y redención de nuestras almas.

Oración: Señor. !! Hoy reconozco que soy pecador!!. Aceptó el sacrificio que hiciste por mi en la cruz del calvario, para perdonar mis pecados y darme la salvación, entra en lo más profundo de mi corazón y límpiame d todo pecado. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario