Compasión

Compasión

La palabra compasión proviene del término latino cumpassio que significa ‘acompañar’. Esto quiere decir que la compasión marca una diferencia con otros sentimientos ya que lo que tiene de particular es que la persona que siente compasión no necesariamente sufre igual que aquella que sí lo hace, pero ver al otro en una situación de dolor, angustia, temor o desesperanza es lo que lo marca.

La afrenta ha quebrantado mi corazón, y estoy enfermo; esperé compasión, pero no la hubo; busqué consoladores, pero no los hallé. Salmos 69:20.

La compasión es lo que le permite al ser humano dejar, al menos por un instante, de pensar en sí mismo para pensar en el otro incluso cuando el sufrimiento no corresponde a aquella persona que siente compasión. Es un modo de acercarse al otro y sentir lo terrible de ese sufrimiento.

Para el abatido, debe haber compasión de parte de su amigo; no sea que abandone el temor del Todopoderoso. Job 6:14 .

El término compasión es aquel que hace referencia al sentimiento por el cual una persona puede sentir piedad por alguien que se encuentra sufriendo. La compasión no significa que la persona siente exactamente lo mismo que aquel que sufre sino que lo acompaña en ese sufrimiento porque también se siente apenado en algún punto.

Tendrá compasión del pobre y del necesitado, y la vida de los necesitados salvará. Salmos 72:13.

La compasión es considerada uno de los sentimientos más humanos que pueden existir ya que significa que una persona puede, incluso involuntariamente, acercarse a otro que sufre o que está angustiado sin necesariamente pasar por la misma situación.

Por tanto, el Señor espera para tener piedad de vosotros, y por eso se levantará para tener compasión de vosotros. Porque el Señor es un Dios de justicia; ¡cuán bienaventurados son todos los que en El esperan! Isaías 30:18.

Por lo general, la mayoría de las religiones recalcan la importancia que un sentimiento como la compasión tiene para la Humanidad ya que se considera que a través de ella el ser humano puede ser más bondadoso, más solidario y más noble debido a que la compasión es la que hace que alguien sienta o busque acompañar al otro.

Y levantándose, fue a su padre. Y cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión por él, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó.

Y el hijo le dijo: «Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo.» Lucas 15:20-21.

De hecho, Dios tiene muy clara la compasión, y es hay donde nos damos cuenta que no está presente sólo en el ser humano sino principalmente en su divinidad, que es compasiva y bondadosa con el hombre para que él pueda imitar a viva imagen en su vida cotidiana ese mensaje.

Al Señor nuestro Dios pertenece la compasión y el perdón, porque nos hemos rebelado contra El, y no hemos obedecido la voz del Señor nuestro Dios para andar en sus enseñanzas, que El puso delante de nosotros por medio de sus siervos los profetas. Daniel 9:9-10.

La misericordia está acompañada de la compasión; en los momentos de necesidad , angustia y sufrimiento del prójimo; es donde verdaderamente debemos reflejar el verdadero amor cuando nos acercamos al necesitado.

Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Colosenses 3:12-13.

La compasión no hace acepción de personas, ya que Dios en su compasión nos muestra su amor, dándonos el aire a buenos y malos, a creyentes y no creyentes. El siempre lucha para mostrar su amor en todas las ocaciones, aun cuando nos entramos en pruebas difíciles, EL está presente para rescatarnos y ayudarnos, con su misericordia, nos dará la compasión y esperanza que necesitamos para salir adelante si le creemos.

Toda persona puede desarrollar la compasión , ya que es una capacidad que se puede alcanzar.

Quieren que tengan compasión contigo?.

Pero tú estás dispuesto a tener compasión?.

Oración: Señor desarrolla en mi un espíritu de compasión para con el prójimo, quita de mi todo orgullo y vanidad que me limita a desarrollar misericordia y perdón; reconociendo que si tú me has amado como soy , yo pueda amar y tener compasión de igual manera. AMÉN.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario