Familia

La palabra familia proviene del latín “familia” de “famulus”, que a su vez deriva del osco “famel” que quiere decir siervo, y más remotamente del sánscrito “vama”, que significa habitación, casa. Partiendo de esta etimología, en la antigüedad se consideraba familia al conjunto de personas que habitaban con el señor de la casa.

La familia es el primer ámbito social del ser humano, donde aprende los primeros valores, principios y nociones de la vida. Es un grupo social con una base afectiva y formativa, donde conviven personas unidas por lazos de amor y un proyecto en común, o por matrimonio, adopción o parentesco. La familia es la célula básica de la sociedad, puesto que las civilizaciones nacieron con alguna forma de organización familiar, que fue variando a través de los tiempos en la humanidad.

Escucha a tu padre, que te engendró, y no desprecies a tu madre cuando envejezca. Proverbios 23:22.

Una familia unida es la fuerza de una gran generación, ya que los principios y valores que la forman llevarán a mantener el amor sobre todo como prioridad, saber que cada uno es importante para el otro, el cuidado de la relación los conlleva a mantener un afecto fraterno por siempre. Todo esto comienza en la unidad de matrimonio y el ejemplo de vida y unidad que dan los padres a sus hijos, cuando una relación es estable y duradera, se podrá formar una familia que perdurará por generaciones.

De ahí es la importancia de honrar a nuestros padres.

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que el Señor tu Dios te da. Éxodo 20:12.

Una familia dispersa es un caos social, ya que los problemas sociales que pueden afectar a los hijos, los llevarán a sentirse en ocaciones solos, por lo cual genera en ellos individualidad, y no esperan protección de nadie, sus desconfianzas de afectos personales los limita en ocaciones a sentirse amados por los demás.

Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el Señor me recogerá. Salmos 27:10.

Por eso es importante fomentar el principio de toda sociedad, que están basados en el amor familiar, que es poderse sentir hijo, hermano, tío, sobrino, padres y abuelos.

Y cada momento de estos que vives marcaran un recuerdo permanente, que se pasará de generación a generación en la unidad familiar.

Corona de los ancianos son los hijos de los hijos, y la gloria de los hijos son sus padres. Proverbios 17:6.

Recuerda Dios no te hizo solo, se basó en el plan de una familia, para poder mantener un vínculo perpetuo, de amor y unidad. Si por causas de la vida te has sentido solo , Dios a formado una familia a tu alrededor, llena de fe y esperanza que formará parte de ti si aceptas el amor de Jesucristo en tu corazón.

Oración : Por esta causa, pues, doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra, que os conceda, conforme a las riquezas de su gloria, ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior; de manera que Cristo more por la fe en vuestros corazones; y que arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario