Pertenencia

Pertenencia

Del latín pertinentĭaes la relación de una cosa con quien tiene derecho a ella. El término suele utilizarse para nombrar a la cosa que es propiedad de una persona determinada.

Cuando hablamos de pertenencia es por que hemos alcanzado un derecho sobre algo que obtenemos, ya sea en el ámbito social o económico. Tus pertenencias se manifiestan en lo que tú posees y cuentas con ello, es lo tangente de tu realidad, con lo cual es valorado como tuyo.

Por lo generar hay pertenencias que son temporales, ya que la obtuvimos por un tiempo en nuestra vida, pero después debemos de apártanos de ellas , para seguir adelante , sabiendo que no tenemos que apegarnos para lograr nuestro crecimiento o desarrollo, ya sea en lo económico o personal.

Las cosas secretas pertenecen al Señor nuestro Dios, mas las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, a fin de que guardemos todas las palabras de esta ley. Deuteronomio 29:29.

Los hijos para el mundo ya se animal o humano, son pertenencias por un tiempo, durante un periodo les enseñamos a cómo sobrevivir, después nos debemos acostumbrar que ellos se van y se alejan, ya que tienen que formar su propia vida y sus experiencias, que los ayudarán a desarrollarse.

Ahora hay pertenencias que son permanentes, que son las que debemos lograr alcanzar con propósitos en nuestra vida, para mantenerlas y conservarlas, sabiendo que somos responsables de poder cuidar de ellas.

Como el matrimonio, que es una responsabilidad de compromiso que se hace para permanecer unidos , cuando lo hacemos ante Dios es hasta que la muerte lo separe, por consiguiente al hombre le pertenece la mujer y a la mujer le pertenece ese hombre.

Al Señor nuestro Dios pertenece la compasión y el perdón, porque nos hemos rebelado contra El. Daniel 9:9 .

Es importante saber que pertenecemos al reino de Dios, que somos sus hijos, que somos parte de su creación y que tenemos la responsabilidad de ser consiente de cuidar de no alejarnos de su principios, que son los que nos llevan a una vida de llena de bendiciones y de bienestar espiritual , que formarán nuestra fe con valores, basándonos en sus promesas que son para siempre.

De Dios pertenece la salvación y su voluntad sobre nosotros para que podamos reconocerlo, sabiendo entender que somos su pertenencia.

He aquí, al Señor tu Dios pertenecen los cielos y los cielos de los cielos, la tierra y todo lo que en ella hay. Deuteronomio 10:14,

De igual manera hay que darle a Dios lo que de él pertenece, saber que el demanda lo que es suyo, que somos responsables de devolverle el porcentaje que nos pide, como es su diezmo, que es el dies por ciento de lo que el nos provee, ya sea en lo económico o en el tiempo de calidad, para buscar de su rostro en oración o en la meditación de su palabra, de igual manera de poder servir a los demás, como si lo hiciéramos para con EL.

Pero en cuanto a vosotros, amados, aunque hablemos de esta manera, estamos persuadidos de las cosas que son mejores y que pertenecen a la salvación.

Porque Dios no es injusto como para olvidarse de vuestra obra y del amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido, y sirviendo aún, a los santos. Hebreos 6:9-10.

!! Toma lo que te pertenece y suelta lo que no es tuyo!!.

Oración. El que habla, que hable conforme a las palabras de Dios; el que sirve, que lo haga por la fortaleza que Dios da, para que en todo Dios sea glorificado mediante Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario