Perder

La referencia que más usamos de la palabra perder es aquella que implica el dejar de poseer o no hallar aquello que se supo disponer en algún momento.

Cuando hablamos de este verbo, lo podemos llevar a varias funciones , como perder aquello que poseía, desperdiciar o malgastarlo, no obtener una disputa ya sea en juego o pleito, rendirse ante una batalla o lucha por sobre vivir, como tan simple como no encontrar un camino de salida ante alguna adversidad, o perder un líquido de algún recipiente.

Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque entonces el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán. Lucas 5:37.

Sabemos que a nadie le gusta perder. Pero cuando asumimos una actitud correcta, podemos entender que cada cosa que perdemos , nos dará una gran enseñanza de formación, teniendo como resultado una experiencia de lo sobre vivido, siendo capaces de aprender una gran lección para corregir y poder mejorar.

Y la vasija de barro que estaba haciendo se echó a perder en la mano del alfarero; así que volvió a hacer de ella otra vasija, según le pareció mejor al alfarero hacerla. Jeremías 18:4.

En la vida no se pierde, se aprende a ganar, en cada momento que vivimos, tenemos un tiempo, que hay que aprovechar , sacando el máximo de enseñanza de el, ya sea en lo social, familiar económico y espiritual. Por esto no podemos perder el tiempo, ya que el no regresa, si no que pasa ligeramente en cada segundo, minuto,hora, día y año.

¿No se perderán los que traman el mal?; pero misericordia y verdad recibirán los que planean el bien. Proverbios 14:22.

No te quedes lamentando una pérdida, acariciando un estado de sufrimiento y de inestabilidad. Levanta ya tu mirada y verás que hay al tu alrededor muchas oportunidades con la que puedes ganar, que la vida que se te presenta con nuevos rectos y propósitos, solo dependerá de ti que triunfes o pierdas.

En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, pero el mundo se alegrará; estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría. Juan 16:20.

Aún la muerte no es pérdida si no ganancia, cuando sabemos entender el plan perfecto de Dios, que nos otorgó por medio de Jesucristo, ya que EL vino a salvar lo que se había perdido.

Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Mateo 16:25.

No te afanes por conquistar el mundo y llenarte de placeres, más bien preocúpate de no perder tu alma en el infierno.

Pues, ¿de qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma? Marcos 8:36.

Por esto ya deja de perderte en el pecado, que va consumir tu cuerpo y tu alma y busca la salida. Aprende de cada palabra De Dios que te ayudará a restaurar lo perdido, ella está llena de promesas, por la cual aprenderás a ser un gran ganador, encontrando La Luz de esperanza y salvación.

Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla. Mateo 5:18.

!! hay que aprender a perder para poder aprender a ganar!!.

Oración: Señor ayuda a poder entender que en la vida no se pierde si no que se aprende, hazme un hombre capas de sobresalir ante cualquier adversidad, sabiendo que por medio de ti encontrare el camino de salida y salvación. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario