Trabajo en equio

Trabajo en equipo.

Cuando se trabaja en equipo, se aúnan las aptitudes de los miembros y se potencian sus esfuerzos, disminuye el tiempo invertido en las labores y aumenta la eficacia de los resultados.

Entonces llamando a sus doce discípulos, Jesús les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y para sanar toda enfermedad y toda dolencia. Mateo 10:1.

Si una persona tarda una hora en realizar una tarea, ¿cuánto tardarían dos? La respuesta matemática sería: “30 minutos”. Pero cuando se trabaja en equipo, los esfuerzos de los miembros se potencian, disminuyendo el tiempo de acción y aumentando la eficacia de los resultados.

Hubo en la carpintería una extraña asamblea: las herramientas fueron convocadas para arreglar sus diferencias.

El martillo comenzó por ejercer la presidencia, pero la asamblea le notificó que debía renunciar porque hacía demasiado ruido y se pasaba el tiempo golpeando.

El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo: había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.

El tornillo aceptó su retiro, pero a su vez pidió la expulsión de la lija: era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.

La lija estuvo de acuerdo con la condición de que fuera expulsado el metro, pues se la pasaba midiendo a los demás, como si fuera el único perfecto.

En ese momento entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo, en el que utilizó alternativamente el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Al final, la tosca madera trabajada por él se convirtió en un lindo mueble.

Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación. Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo: —Señores, ha quedado demostrado que todos tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades.

Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestras debilidades y concentrémonos en nuestras virtudes.

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba solidez, la lija limaba asperezas y el metro era preciso y exacto.

Entonces se sintieron como un equipo capaz de producir hermosos muebles, además de apreciar sus fortalezas y de poder trabajar juntos. De ahí en adelante, las diferencias pasaron a un segundo plano.

Reflexión: con demasiada frecuencias hacemos caso omiso de nuestras propias fortalezas y nos preocupamos por las debilidades de los demás. Esta fábula nos demuestra que el trabajo en equipo es exitoso cuando aprovecha lo mejor de sus integrantes, sin detenerse en sus aspectos problemáticos.

Palabras de Jesucristo. ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos le dijeron: Sí.

Y El les dijo: Por eso todo escriba que se ha convertido en un discípulo del reino de los cielos es semejante al dueño de casa que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.

Y sucedió que cuando Jesús terminó estas parábolas, se fue de allí.

Y llegando a su pueblo, les enseñaba en su sinagoga, de tal manera que se maravillaban y decían: ¿Dónde obtuvo éste esta sabiduría y estos poderes milagrosos?

¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas?. Mateo 13:51-55.

Tiempo de Pensar. Es necesario reconocer el carpintero de Belén, quien es Jesús de Nazareth, quien nos moldea y hace de nosotros una vida nueva.

!! El trabajo en equipo siempre suma. El individual siempre resta!!.

Oración. Señor reconozco que tu me has dado un talento útil para edificación, sabiendo que al compartirlo con los demás, podremos juntos construir una bella casa, edificada sobre la fortaleza de la roca que eres Tú. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario