Mansedumbre

Mansedumbre

La mansedumbre, es aquella característica de las personalidades serenas, que no se exaltan con facilidad, sino que permanecen tranquilas, pacíficas, aún en situaciones que a otros los desbordarían.

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta sus obras en mansedumbre de sabiduría. Santiago 3:13 .

El carácter manso, acepta órdenes razonables con facilidad y le predomina la humildad para poder ver a su prójimo con amor y verdad.

Ser manso nunca debe confundirse con ser tímido. ¡Un espíritu tímido es exactamente lo opuesto a un espíritu manso! La tranquilidad que acompaña la mansedumbre es el resultado de la confianza de uno en el Señor, mientras que la tranquilidad de la timidez es el resultado de la falta de confianza en uno.

Un sabio el maestro estaba enfermo. Su discípulo fue a visitarle y dijo maestro:

– ¡Estás muy enfermo, maestro! ¿No tienes nada que decir a tu discípulo?

– ¿Mi lengua aún esta ahí?

– ¡Está!, respondió El discípulo .

– ¿Mis dientes están ahí?, preguntó el anciano.

– ¡No!, replicó El,discípulo .

– ¿Y sabes por qué?, preguntó el maestro.

– ¿No será que la lengua dura más tiempo por ser más blanda? ¿Y que los dientes, por ser duros, por ser rígidos, se caen antes?, contestó El,discípulo.

– ¡Sin duda!, dijo el maestro – acabas de resumir todos los principios relativos al mundo.

– ¡No necesitas más mis enseñanzas!

Reflexion. No creas que to lo que parece duro y fuerte es lo que se mantiene, ya que en medio de la prueba se quebranta. Lo que es manso aguanta con humildad todo tipo de circunstancias, sin necesidad de alterarse.

Palabras de Jesucristo. Mateo 11:29 Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas.

Tiempo de pensar. Nadie se sienta en una tabla por mucho tiempo, ya que su cuerpo no resiste y se cansa, por eso se busca un cojín para poder aguantar mucho sentado.

Así es es la vida debemos sentarnos sobre nuestra mansedumbre, para poder resistir las debilidades y descansar.

Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Gálatas 6:1.

Oración. Señor ayúdame a tener la capacidad de aprender a ser manso, sabiendo que así practicaré la humildad de corazón, para descansar en ti y mirar al prójimo como a mi mismo. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario