Afortunado

Afortunado

Palabra de origen latino, que puede traducirse como “quien ha recibido mucha suerte” y que está formada por la suma de varios componentes:

-El prefijo “ad-”, que significa “hacia”.

-El sustantivo “fortuna”, que es sinónimo de “suerte”.

-El sufijo “-ado”, que se usa indicando que es quien recibe la acción.

Afortunado es aquel que aprende a disfrutar de lo que tiene, sabiendo expresarlo y vivirlo en un corazón feliz y dichoso.

El justo anda en su integridad; ¡cuán dichosos son sus hijos después de él! Proverbios 20:7.

!!La dicha es la fortuna de aprender a vivir agradecido!!

Cierta vez, un acaudalado padre de familia llevó a su hijo a un viaje por el campo con el firme propósito de que este viera cuán pobres eran algunas personas y comprendiera el valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos en la ciudad. Estuvieron un día y una noche en una granja de una familia campesina muy humilde.

Al concluir el viaje, ya de regreso en casa le preguntó a su hijo: —¿ Qué te pareció el viaje? —¡ Muy bonito, papá! —¿ Viste qué tan pobre y necesitada puede ser la gente? —Sí. —Y ¿qué aprendiste? —Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro.

Nosotros tenemos una piscina de 25 metros, ellos tienen un riachuelo sin fin. Nosotros tenemos lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega hasta el muro de la casa; el de ellos, hasta el horizonte.

Especialmente, papá, vi que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y mi mamá deben trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo. El padre se quedó mudo y su hijo agregó: —Gracias, papá, por enseñarme lo ricos y afortunados que podemos llegar a ser.

Reflexión. Afortunado no es el que acumula tesoros para si, si no el que aprende a vivir con lo que tiene, agradecido de DIOS y feliz.

Palabras de Jesucristo. Y sucedió que mientras decía estas cosas, una de las mujeres en la multitud alzó su voz y le dijo: ¡Dichosa la matriz que te concibió y los senos que te criaron!

Pero El dijo: Al contrario, dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan. Lucas 11:27-28.

Tiempo de Pensar. Que afortunados somos cuando podemos ver el amor de DIOS por nosotros, que siendo pecadores envío a su hijo Jesucristo a morir por nuestros pecados.

!! Reconozcamos esa gran dicha de felicidad en nuestro corazón!!

Oración. Señor Jesucristo perdona mis pecados y limpia mi corazón, ya que así podré ser afortunado de poder heredar la vida eterna, que tu has prometido a los que creen. Dame un corazón agradecido en todo momento y por todo lo que vivo. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario