Compartir

Compartir

Compartir es el acto de participación recíproca en algo, ya sea material o inmaterial. Lleva implícito el valor de dar (la generosidad) y de recibir, aceptar o acoger lo que otra persona ofrece. Cuando estamos recién nacidos, vivimos fundamentalmente de lo que recibimos; a medida que crecemos, nos vamos dando cuenta de que saber vivir, significa que en la medida que se da, se recibe.

Con generosidad le darás, y no te dolerá el corazón cuando le des, ya que el Señor tu Dios te bendecirá por esto en todo tu trabajo y en todo lo que emprendas. Deuteronomio 15:10.

Al compartir se produce una ruptura con el egoísmo de aquella persona que se cree autosuficiente. También se produce ruptura con la subestima de aquella que piensa que no tiene nada que dar ni ofrecer.

Varios hombres habían quedado encerrados, por error, en una oscura caverna, donde no podían ver casi nada.

Pasó algún tiempo… y uno de ellos logró encender una pequeña tea.

Pero la luz que daba era tan escasa que aun así no se podía ver nada.

Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia tea, y así, compartiendo la llama con todos, la caverna se iluminó…”

Uno de los discípulos preguntó al maestro:

“¿Qué nos enseña, maestro, este relato?”. Y éste contestó:

“Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo.

Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que, por el contrario, la hace crecer.

El compartir nos enriquece, en lugar de hacernos más pobres.

Los momentos más felices son aquellos que hemos podido compartir.

Que Dios nos dé siempre la luz para iluminar a todos los que pasen por nuestro lado.”

Reflexión. Cuando sabes que el compartir con generosidad, tu bendiciones se multiplican y tu ser interior alumbra en medio de cualquier oscuridad.

Palabras de Jesucristo. Nadie enciende una lámpara y la cubre con una vasija, o la pone debajo de una cama, sino que la pone sobre un candelero para que los que entren vean la luz. Lucas 8:16.

Tiempo de Pensar. Poder compartir los principios que DIOS nos enseña a través de su palabra, ya que nos llevará aprender y desarrollar cada vez más sus sabiduria, que llenarán de amor nuestra vida.

( Por esto comparte cada mensaje que recibes de este devociónal y verás que tus bendiciones se reproducen) .

Oración. Señor hoy decido a no quedarme quieto y callado, para compartir tu palabra y tu verdad, que es la luz que alumbrar mi camino y el de muchos. Sabiendo que podemos desarrollar el don de dar con generosidad con alegría al necesitado. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario