Liberación

Hablar de liberación implica el rompimiento de las ataduras corporales y espirituales que le impiden a cualquier individuo, animal o fenómeno natural la oportunidad de evolucionar o desenvolverse en su totalidad.

Tú eres mi escondedero; de la angustia me preservarás; con cánticos de liberación me rodearás. Salmos 32:7.

La liberación es una palabra empleada frecuentemente en la vida cotidiana para referirse a que alguien se ha quitado una carga de encima, algo que lo mantenía en un estado de preocupación. En el plano cristiano, cuando una persona cumple con confesar un pecado delante de Dios, es liberado de una carga y se manifestará en su vida espiritual.

El discípulo se reunió con su mentor espiritual para indagar algunos aspectos de la Liberación y de aquellos que la alcanzan. Departieron durante horas. Por último, el discípulo le preguntó al maestro:

–¿Cómo es posible que un ser humano liberado pueda permanecer tan sereno a pesar de las terribles tragedias que padece la humanidad?

El mentor tomó entre las suyas las manos del perplejo discípulo, y le explicó:

–Tú estás durmiendo. Supóntelo.

Sueñas que vas en un barco con otros muchos pasajeros. De repente, el barco encalla y comienza a hundirse. Angustiado, te despiertas. Y la pregunta que yo te hago es: ¿Acaso te duermes rápidamente de nuevo para avisar a los personajes de tu sueño?

*El Maestro dice: El ser liberado es como una flor que no deja de exhalar su aroma y, suceda lo que suceda, no se marchita.

Reflexión. La liberación de nuestros pecados, nos llevan a ser sostenidos en el descanso de DIOS.

Palabras de Jesucristo. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, has quedado libre de tu enfermedad.

Y puso las manos sobre ella, y al instante se enderezó y glorificaba a Dios.

Pero el oficial de la sinagoga, indignado porque Jesús había sanado en día de reposo, reaccionó diciendo a la multitud: Hay seis días en los cuales se debe trabajar; venid, pues, en esos días y sed sanados, y no en día de reposo.

Entonces el Señor le respondió, y dijo: Hipócritas, ¿no desata cada uno de vosotros su buey o su asno del pesebre en día de reposo y lo lleva a beber? Y ésta, que es hija de Abraham, a la que Satanás ha tenido atada durante dieciocho largos años, ¿no debía ser libertada de esta ligadura en día de reposo?. Lucas 13:12-16.

Tiempo de Pensar. Cuando somos libres de nuestras ataduras, agradecemos a Dios por el milagro de la sanidad en nuestra vida.

Oración. Señor ayúdame a ser libertador de la ataduras de pecado, que no me permiten ser sanado de mi corazón enfermo. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Un comentario en “Liberados

Deja un comentario