Plenitud

Esto implica la cualidad de pleno, en tanto, llamamos a algo pleno cuando se encuentra completo y lleno, y por otra parte cuando algo o alguien se encuentran en apogeo, es decir, se hallan en su momento o punto más alto e intenso de rendimiento, de felicidad, de calidad, entre otras alternativas.

El concepto de decadencia actuaría como idea opuesta, de tal forma que un individuo se encuentra en decadencia o declive cuando queda lejos su etapa de plenitud.

He aquí, tú has hecho mis días muy breves, y mi existencia es como nada delante de ti; ciertamente todo hombre, aun en la plenitud de su vigor, es sólo un soplo. Salmos 39:5.

La idea de plenitud también expresa otro matiz, en este caso de tipo anímico o espiritual. Así, vivir con plenitud algo significa que se tiene una vivencia muy intensa y profunda. Con cierta frecuencia vivir con plenitud se aplica a la valoración de la vida de un individuo de una manera general, por lo que sería equivalente a una existencia intensa, satisfactoria y gratificante.

Las tres plenitud

1 La plenitud del vaso, que retiene y no da; Son personas que se dedican a almacenar titulos y virtudes intelentuales de todo tipo,sin una sabiduria interior propia. Son servidores de su egoísmo.

2. La del canal, que da y no retiene;Son personas que se desgasta en palabras, que se pasa la vida haciendo y haciendo cosas.  Padecen la neurosis de la acción, , creen estar sirviendo a los demás, pero su servicio es, a veces, un modo de calmar sus picores de alma. Dan y no retienen. Y después de dar, se sienten vacíos.

3. La de la fuente, que crea, retiene y da; Son personas que dan de lo que han hecho sustancia de su alma, que reparten como las llamas, encendiendo la del vecino sin disminuir la propia, porque recrean todo lo que viven y reparten todo cuanto han recreado. Dan sin vaciarse, riegan sin decrecer, ofrecen su agua sin quedarse secos.

Reflexión. Ser pleno es poder beber de la fuente de la vida que nos da Jesucristo, para alcanzar el amor al prójimo y poder servir sin esperar nada a cambio.

Palabras de Jesucristo. Pues de su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia.

Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo. Juan 1:16-17.

Tiempo de Pensar. Los momentos plenos, reflejarán la existencia de nuestra vida y llenan de satisfacción nuestra alma.

Oración. Concedeme Señor la oportunidad de poder ser feliz con tus principios y valores, los cuales llenarán de plenitud mi vida espiritual, dejándome ver tu gracia y tu vondad. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario