La serenidad

Serenidad

La serenidad es el valor de mantener la calma en medio de la dificultad. Se trata de la característica de aquel o aquello que está o que es sereno.

Aquellas personas que vemos por la calle sonriendo y reflejando armonía a otros son las que realmente desarrollan este valor, son, motivando a los demás a vivir bien y generando sonrisas, cuando ellas mismas atraviesan un momento crucial en sus vidas y a lo mejor en su interior hay rastros de tristeza. Además son capaces de estar en medio de un momento difícil y mantener la cordura para estabilizar su interior, para ayudarse a sentir paz.

El que retiene sus palabras tiene conocimiento, y el de espíritu sereno es hombre entendido.(Proverbios 17:27).

La serenidad es una sensación de bienestar que nos permite focalizar las cosas que suceden a nuestro alrededor desde un costado más activo.

Dejo su hogar para dar comienzo a un prolongado viaje en busca de la serenidad. Así recorrió pueblos y ciudades; atravesó bosques y desiertos; visitó comunidades espirituales y monasterios; caminó junto a peregrinos y

permaneció junto a ascetas en sus ermitas. Buscaba sin tregua, dejando atrás la familia, el trabajo, los amigos rutina cotidiana. Buscaba un maestro que pudiera impartirle una enseñanza para hallar la tan ansiada paz interior.

Por fin tuvo noticia de un sabio maestro espiritual y se dirigió hacia donde moraba.

Cuando se presentó ante el maestro, le dijo:

– Venerable mentor, he viajado incesantemente en busca de claves para hallar la serenidad interior. He dejado mi trabajo, mi familia, mis amigos…

Llevo meses y meses viajando por muchos países.

-¿Para qué tanto esfuerzo inútil? -le preguntó el maestro. ¡Qué gasto de tiempo y energía!

El buscador se quedó perplejo y desencantado.

– Pero, señor… -acertó a balbucear.

El maestro declaró:

-¿Tan ofuscada está tu mente que dejas un tesoro fabuloso y te vas a dar vueltas de aquí para allá? .Nada puedo entregarte ni enseñarte que no puedas obtener en tu vida cotidiana. No tienes que dejar tu hogar, ni tus amigos, ni tu trabajo, ni tu vida habitual. Lo que tienes que dejar, y de una vez, es tu sentido de posesión, tu apego, tu visión incorrecta y tus engaños mentales.

Eso puedes hacerlo estando en tu casa, sin necesidad de abandonarlo todo, cuando lo que debes abandonar son los oscurecimientos de la mente.

Deja de dar vueltas , regresa a tu casa y emprende allí el

trabajo interior que te conducirá hacia la paz que anhelas.

Reflexión. Las personas serenas logran pensar antes de decidir y no se sienten demasiado asustadas, preocupadas o ansiosas por el porvenir. Tampoco se recuestan en la infelicidad del pasado, ni fantasean posibles catástrofe.

Palabras de Jesucristo. Y El les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados, hombres de poca fe? Entonces se levantó, reprendió a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma. (Mateo 8:26).

Tiempo de Pensar. La serenidad es la calma de tu mente, para estar seguro y confiado en medio de cualquier tormenta.

Oración. Señor ayúdame mantener la calma en mi mente, sabiendo que tu me ayudarás en desarrollar una fe, que me hace estar seguro en cualquier adversidad. Para tener paz en mi corazón. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario