Impurezas

Esto se puede catalogar como un sinónimo de: fango, vicio, degradación, ignominia, abyección, bajeza, suciedad, impureza, vileza. desperdicios, basura, despojos, barreduras, bazofia, desechos, estiércol, impureza, inmundicia, restos, sobras, cochambre, excremento, mugre, porquería, sedimento, suciedad.

Hay quienes se acostumbran a vivir en uno de esos estados, dejándose arrastrar por el pecado y llevando una vida precoz en su interior, que se refleja en su exterior como un desasosiego de la vida.

Hablo en términos humanos, por causa de la debilidad de vuestra carne. Porque de la manera que presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad, para iniquidad, así ahora presentad vuestros miembros como esclavos a la justicia, para santificación. (Romanos 6:19).

Por lo general se les dice bagabundos, pero la realidad que son personas dejadas, que no aspiran a nada y que sólo ellos mismos podrán salir de ese estado, cuando reconocen a Dios en su vida espiritual.

Cuentan que un hombre mayor que había recorrido años y kilómetros en la búsqueda del camino espiritual, se topó un día con un monasterio perdido en las sierras.

Al llegar allí, tocó a la puerta y pidió a los monjes que le permitieran quedarse a vivir en ese lugar para recibir enseñanzas espirituales. El hombre era analfabeto, muy poco ilustrado, y los monjes se dieron cuenta de que ni siquiera podría leer los textos sagrados, pero al verlo tan motivado decidieron aceptarlo.

Los monjes comenzaron a darle, sin embargo, tareas que, en un principio, no parecían muy espirituales..

-”Te encargarás de barrer el claustro todos los días” -le dijeron.

El hombre estaba feliz. Al menos, pensó, podría reconfortarse con el silencio reinante en el lugar y disfrutar de la paz del monasterio, lejos del mundanal ruido.

Pasaron los meses, y en el rostro del anciano comenzaron a dibujarse rasgos más serenos, se lo veía contento, con una expresión luminosa en el rostro y mucha calma. Los monjes se dieron cuenta de que el hombre estaba evolucionando en la senda de la paz espiritual de una manera notable.

Un día le preguntaron: -¿”Puedes decirnos qué práctica sigues para hallar sosiego y tener tanta paz interior?”

-”Nada en especial. Todos los días, con mucho amor, barro el patio lo mejor que puedo. Y al hacerlo, también siento que barro de mí todas las impurezas de mi corazón, borro los malos sentimientos y elimino totalmente la suciedad de mi alma”.

De este modo el hombre se fue tornando un ejemplo para los monjes, quienes comenzaron a admirarlo y a ofrecerles tareas más importantes, pero el anciano prefirió seguir barriendo las impurezas.

Y cuentan que un día su corazón quedó tan limpio y puro que despertó a la conciencia universal, y aún así, continuó barriendo.

Reflexión. La impurezas nos llevan a reflejar la suciedad del pecado en nosotros, pero sólo cuando decidimos limpiarlas es cuando encontramos bienestar a nuestra vida.

Palabras de Jesucristo. Y oyó una voz: Levántate, Pedro, mata y come.

Mas Pedro dijo: De ninguna manera, Señor, porque yo jamás he comido nada impuro o inmundo.

De nuevo, por segunda vez, llegó a él una voz: Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú impuro. ( Hechos 10:13-15).

Tiempo de Pensar. Decide a reconocer lo que está impuro dentro de ti, saca de tu mente la escoria que te carcome y llévala a estar sujeta a la vida espiritual por medio de Jesucristo.

Oración. Perdoname Señor mis pecados, ya que ellos son la impureza de mi vida, la cual si me dijo arrastrar por ellos seré una escoria. Pero cuando tu los limpias lo llevas y los arrojar a las profundidades del mar para yo ser libre de ellos. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario