El Gran Pastor

El Gran Pastor.

Sabemos la responsabilidad de un verdadero pastor, este se da por sus ovejas, sabe distinguir a cada una de ellas, se da cuenta cuando una esta enferma, sabe entender a cuantas puede atender en su rebaño y es por ello que asume una gran compromiso de cuidar.

Hoy hay muchos que no entienden esto, piensan en llenar un potrero, para que sean vistos por la cantidad y no por la calidad. Quieren impresionar por los ojos y no por el corazón.

Por esto existe esta gran alegoría :

En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.

Pero el que entra por la puerta, es el pastor de las ovejas.

A éste le abre el portero, y las ovejas oyen su voz; llama a sus ovejas por nombre y las conduce afuera.

Cuando saca todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz.

Pero a un desconocido no seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.

Reflexión. No pienses en lo mucho que puedas acaparar, si no el lo poco que puedas cuidar.

Palabras de Jesucristo. Entonces Jesús les dijo de nuevo: En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas.

Todos los que vinieron antes de mí son ladrones y salteadores, pero las ovejas no les hicieron caso.

Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pasto.

Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pasto.

El ladrón sólo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas.

Pero el que es un asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las ovejas, ve venir al lobo, y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.

El huye porque sólo trabaja por el pago y no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y las mías me conocen,

de igual manera que el Padre me conoce y yo conozco al Padre, y doy mi vida por las ovejas.

Tiempo de Pensar. Deja ya de estar andando solo, como oveja descarriada, entra por la puerta del redil y verás al Gran pastor que te cuidará.

Oración. Señor tú eres el gran pastor, se que en tus pastos podré descansar, sabiendo que tu cuidarlas de mi. Permite entrar a tu rebaño. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario