El Afán y la Ansiedad

El afán y la ansiedad .

Solemos andar de prisa en la vida, no levantamos como motores encendidos a toda velocidad, dejándonos influenciar por el afán y la ansiedad. Somos capaces de olvidar lo que somos, por andar de prisa.

Se dice: » De las carreras no queda sino el cansancio», y la verdad que cuando andamos de prisa no nos damos ni cuenta quien esta en nuestro alrededor. Solo queremos llegar al objetivo, no importando a quien me lleve por delante.

¿Has visto alguna vez una salida del metro, en la hora de trabajo?. La gente va de prisa arrastrándose por delante a quien pase por su camino. Quiero imaginarme que muchos de ellos van cojidos de la tarde, ya que no tubieron la precaución de salir temprano de la casa, y suelen echarle la culpa a otros de su desorganizacion.

José iba en su nuevo Jaguar a mucha velocidad un poco tarde para el trabajo. Su Jaguar rojo y brillante era una de sus mas preciadas posesiones. De repente un ladrillo se estrella en la puerta trasera.

José frenó el carro y le dio marcha atras hasta el lugar de donde había salido el ladrillo. Se bajó del cochey vio a un niño en la acera y que lo agarra y lo sacude y que le grita: Qué demonios andas haciendo? Te va a costar caro lo que le hiciste a mi coche! Por qué tiraste el ladrillo?»

El niño, llorando, le contestó «Lo siento, señor, pero no sabía qué hacer. Mi hermano se cayó de su silla de ruedas y está lastimado, y no lo puedo levantar yo solo. Nadie quería detenerse a ayudarme!»

José sintió un nudo en la garganta y fue a levantar al joven a su silla de ruedas, y revisó que las raspadas eran menores, y que no estaba en peligro.

Mientras el niño empujaba a su hermano en la silla de ruedas hacia su casa, José caminó lentamente a su Jaguar, pensando.

José nunca llevó el carro a reparar, dejó la puerta como estaba, Para hacerle recordar que no debía ir a través de la vida tan aprisa que alguien tuviera que tirarle un ladrillo para llamar su atención.

Reflexión. Qué tal contigo, ¿has recibido algún ladrillazo últimamente?, ¿o te has dejado llevar por el afan y la ansiedad, con que quieres correr tu vida?.

Palabras de Jesucristo. Respondiendo el Señor, le dijo: Marta, Marta, tú estás preocupada y molesta por tantas cosas;

pero una sola cosa es necesaria, y María ha escogido la parte buena, la cual no le será quitada. (Lucas 10:41-42).

Tiempo de Pensar. El correr de prisa y con afán, solo va dejar en nosotros cansancio y angustias. Perdiendo el objetivo del destino.

Oración. Señor ayúdame a poder organizarme en mi tiempo, para andar en pasos seguros y serenos a mi destino, no dejes que el afán ahogue la paz de mi corazón. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario