Los problemas

Los problemas.

Se dice que un problema conlleva a una solución, simplemente hay que pensarlo, para poder obtener la respuesta.

En la vida que llevamos hemos ofrontado diversidad de problemas, desde muy sencillos hasta complicados. Pero nos hemos dado cuenta que si todavía estamos vivos es por que los hemos podido superarlos. Ahora hay muchos de ellos que traerán consigo causas que nos pueden acompañar, pero sabremos que los tuvimos y que ese fue el resultado que debemos obtener.

No te dejes agobiar por los problemas, medita en tu vida y piensa que tienes la solución, solo da un paso atrás y analiza profundamente en sus resultados y entonces encontrarás su oportuna respuesta.

Un día, el burro de una campesina se cayó en un pozo. El animal lloró durante horas, mientras la campesina trataba de averiguar qué hacer.

Finalmente la campesina decidió que el animal ya estaba viejo, el pozo estaba seco, y necesitaba ser tapado de todas formas y que realmente no valía la pena sacar al burro.
Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarla. Todos cogieron una pala y empezaron a tirar tierra al pozo. El burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró horriblemente.

Después, para sorpresa de todos, se tranquilizó… Después de unas cuantas paladas de tierra, la campesina miró al fondo del pozo y se sorprendió de lo que vio… con cada palada de tierra, el burro estaba haciendo algo increíble… Se sacudía la tierra y daba un paso hacia arriba.
Mientras los vecinos seguían echando tierra encima del animal, él se sacudía y daba un paso hacia arriba. Pronto todos vieron sorprendidos cómo el burro llegaba hasta la boca del pozo, pasaba por encima del borde y salía trotando.

Reflexión. La vida va a echarnos tierra, todo tipo de tierra… El truco para salirse del pozo es sacudirse la tierra y dar un paso hacia arriba.

Palabras de Jesucristo. Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas. (Mateo 6:34).

Tiempo de Pensar. Cada uno de nuestros problemas es un escalón hacia arriba. Nosotros podemos salir de los más profundos huecos, si nunca damos nuestro brazo a torcer. Sacudirse y dar un paso hacia arriba.

Oración. Señor ayúdame a comprender cada problema que afrontó, sabiendo que tú me darás la sabiduría para resolverlos. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario