Relaciones.

Saber conservar una relación es muy importante, pero para ello se necesita: poder comprender, ser paciente, saber que el amor cubre multidud de faltas, poder entender la importancia del perdón y sobre todos poder sobrellevar la relación.

La vida se nos presenta ocaciones en la relaciones, quien esta de acuerdo con lo que hacemos, pero también encontraremos los envidiosos que están a nuestro lado con otras intenciones. Pero Dios que es justo que podrá mostrarnos el resultado final de lo que está pasando, si confiamos en su gracia.

Dios nos da la oportunidad de saber que en la vida vamos a tener relaciones que afectarán nuestros ánimos, de igual manera El sabe dicernir entre el que está con El y el que no lo sigue. Y sabe quien tiene la promesa de el reino de los cielos.

Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.
Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?

El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?
El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.
Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

Reflexión. Cuando la cizaña crece juntamente con el trigo, podremos distinguir el uno del otro, ya que en una hay fruto y en el otro hay maleza. Así son muchas veces la relaciones.

Palabras de Jesucristo. El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, que al encontrarlo un hombre, lo vuelve a esconder, y de alegría por ello, va, vende todo lo que tiene y compra aquel campo.

y el campo es el mundo; y la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del maligno; y el enemigo que la sembró es el diablo, y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

Por tanto, así como la cizaña se recoge y se quema en el fuego, de la misma manera será en el fin del mundo.

Tiempo de Pensar. ¿Eres trigo o Cizaña? Solo tu podrás verlo con tu comportamiento, si haces el bien recojas frutos, si haces el mal serás desechado.

Oración. Señor ayúdame a ver ese tesoro escondido en tú campo, sabiendo que podré descubrir la riquezas celestiales que tienes prometida para los que te buscan. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario