Intenciones

Intenciones

Es la determinación de un fin que lleva como resultado una voluntad de querer hacer algo alguien o por algo que pretendes alcanzar.

La intención suele estar vinculada al deseo que motiva una acción y no a su resultado o consecuencia.

Por consiguiente toda intención puede ser buena o mala, para eso es necesario medir muy bien las consecuencias que puedan traer.

Hay quienes tienen intenciones dirigidas por los sentimientos del alma, que muchas veces son perjudiciales para quienes se les otorga, ya que pretendemos amar más que DIOS y nos metemos en el proceso de las demás personas. Trayendo como resultado cargas que nos fueron otorgadas.

Sabiendo yo, Dios mío, que tú pruebas el corazón y te deleitas en la rectitud, yo he ofrecido voluntariamente todas estas cosas en la integridad de mi corazón; y ahora he visto con alegría a tu pueblo, que está aquí, hacer sus ofrendas a ti voluntariamente.

Oh Señor, Dios de nuestros padres Abraham, Isaac e Israel, preserva esto para siempre en las intenciones del corazón de tu pueblo, y dirige su corazón hacia ti.(1 Crónicas 29:17-18).

Muchas intenciones no tiene franqueza, si no que la personas la están haciendo con el fin de lograr algo par su interés personal.

Había una vez una abejita que siempre visitaba un jardín lleno de girasoles. La abejita se pasaba las tardes conversando con los girasoles más pequeños.

En su casa, le decían que el jardín era para polinizar, no para conversar. Pero ella sabía que podía hacer ambas cosas. Y le encantaba.

Sus amigos girasoles eran divertidos y siempre hablaban de cuánto admiraban el sol. Un día, quiso darle una sorpresa a los girasoles y se fue a buscar un cerillo encendido.

Con gran esfuerzo encontró uno en un basurero y se las ingenió para encenderlo en la estufa de una casa en la que siempre olvidaban cerrar las ventanas.

Con todas sus fuerzas llegó al jardín y cuando estaba cerca de sus amigos, se le cayó el cerillo. Afortunadamente, se encendió el riego automático porque era justo la hora de regar el jardín.

La abejita casi se desmaya del susto y sus amigas también.

Reflexión : Por muy buenas que sean tus intenciones, siempre debes calcular los riesgos de tus acciones.

Palabras de Jesucristo. Porque el Hijo del Hombre ha venido a salvar lo que se había perdido. (Mateo 18:11).

Tiempo de Pensar. Una intensión no suele siempre ser el resultado de una verdad. Por eso examina bien tus intenciones.

Oración. Dios tu enviaste a tu hijo con una intención y es poder reconocerlo como tu Salvador. Por ello hoy acepto esta verdad y reconozco tu voluntad para conmigo. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario