La Puntualidad

La puntualidad.

La puntualidad es el cuidado y diligencia en hacer las cosas a su debido tiempo o en llegar a (o partir de) un lugar a la hora convenida.

La puntualidad es un orden de horario definido, que cumple con sus obligaciones a tiempo y conlleva a la persona a ser responsable de sus obligaciones.

Ser puntual, es no dejar esperando a lo demás. Cuando se dice una hora exacta de una cita, se debe cumplir con el horario específico de ella.

La persona que es puntual siempre llega a tiempo a sus compromisos, no deja esperando a los demás y se percata de tomar encuenta cualquier circunstancia que lo pueda retrasar a su cita.

¡Kikirikiii!

Cantó el gallo a las 5 de la mañana, como era su costumbre.

Su canto marcaba el inicio de la faena en la granja; la señora va a la cocina para preparar el desayuno, su esposo va al campo a recoger la cosecha del día y los chicos se alistan para ir a la escuela.

Al ver esto todos los días, un pollito le pregunta a su papá gallo:

Papi ¿por qué todos los días cantas a la misma hora?

Hijo, canto a la misma hora porque todos confían en que yo cumpla con mi trabajo y los despierte. Así todos pueden cumplir sus labores con puntualidad.

Otro gallo que pasaba por allí, escuchó la conversación y le dice al pollito:

Tu papá se cree importante, pero no es cierto. Fíjate, yo canto cuando quiero y no pasa nada. Él por gusto propio canta todas las mañanas.

El papá gallo dijo:

¿Eso crees? Hagamos algo: mañana cantas tú a la hora que quieras, pero te quedas en el poste después de cantar.

¿Es un reto? – dijo el envidioso gallo.

Sí, eso es- le afirmó el papa gallo.

Al día siguiente, según lo planeado, el otro gallo cantó en el poste, pero esta vez no fue a las 5 de la mañana, sino a las 6:30.

Todos en la casa se levantaron como locos; corrieron atropellándose unos con otros, malhumorados. Todos iban retrasados a sus labores.

Ya listos, salieron todos, pero antes de irse,  el señor de la casa agarró al gallo que aún seguía en el poste y lo encerró como represalia por haberlo despertado tarde.

Reflexión : No menosprecies el trabajo ajeno por insignificante que parezca. Además, es importante ser puntual.

Palabras de Jesucristo. Entonces vino a los discípulos y les dijo: ¿Todavía estáis durmiendo y descansando? He aquí, ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores. (Mateo 26:45).

Tiempo de Pensar. La puntualidad es una hora exacta y no sinco minutos tarde.

Oración. Señor, Hoy decido ordenar mi tiempo para poder ser puntual en mis obligaciones, sabiendo que podre ser responsable en mis compromisos. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario