Capacidades.

La Capacidad son las cualidades que tiene un ente destinado para hacer una función. Estaría bien decir que una lavadora tiene la capacidad de lavar ropa, sin embargo las capacidades varían y son más complejos a medida que el organismo que las posee es mas consiente de las acciones que realiza.

La capacidad de realizar una labor está orientada a varios factores fundamentales, uno de ellos es el destino que le fue adjudicado, si algo fue elaborado para cumplir una función determinada su única capacidad será la de cumplir esa función, pues fue para eso que fue creado, la orientación de las capacidades de un agente para decidir y tener raciocinio de sus acciones es múltiple, dependerá de las necesidades y causalidades que se le presenten en el camino.

Una vez, el viento y el sol tuvieron una discusión

-Yo soy el más fuerte, cuando yo paso, los árboles se mueven; hasta puedo derribarlos si quiero- dijo el viento.

-El más fuerte aquí soy yo, yo no derribo árboles, pero puedo hacerlos crecer- Le respondió el sol.

-Voy a demostrarte que soy el más fuerte ¿ves a ese hombre con chaqueta? Se la voy a quitar con mi soplido- dijo el viento.

Así, el viento sopló con todas sus fuerzas, pero mientras más fuerte soplaba, más fuerte el hombre se aferraba a su chaqueta, y el viento se cansó de soplar.

Entonces fue el turno del sol, y este, lanzando todos sus rayos hacia el hombre, hizo que se quitara la chaqueta de tanto calor.

-Bien, tú ganas, pero debes admitir que yo hice mucho más ruido- dijo el viento al final.

Reflexión : cada persona tiene sus propias capacidades y a menudo vale más la maña que la feurza.

Palabras de Jesucristo. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: «Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

«Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis;

estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.»

Entonces los justos le responderán, diciendo: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber?

«¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos?

«¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?»

Respondiendo el Rey, les dirá: «En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.» (Mateo 25:34-40)

Tiempo de Pensar. Son nuestras capacidades las que determinan nuestro campo de acción y dependerá de ellas nuestro desarrollo.

Oración. Señor concedeme la capacidad de poder observar el bien que hay, para poder ser acedor de tu palabra. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario