Subestimar

Subestimar es darle a algo o a alguien un valor inferior al que le corresponde o merece.

Cuando se subestima a una persona se le da un valor inferior en relación con sus capacidades. También se subestima al darle a algo o alguien, menor importancia de la que merece.

Muchas veces no presentamos atención a la necesidades de otros, ya que por ver su aparencia lo subestimamos, queriendonos sentir inferior a ellos.

Entre las personas la subestimación está siempre presente en casi cualquier ámbito de la vida, aunque no sea de manera directa. Al subestimar se marca una diferencia entre las personas y se las pone en diferente nivel. El subestimado es el que tiene menos aptitudes o capacidades, según el que subestima.

En un hospital se encontraba internado un enfermo cuya salud decaía con el pasar de los días. Éste no veía mejoras en su estado.

Un día, el Doctor que le revisaba se encontraba dando sus habituales rondas. Al entrar en la habitación del paciente le preguntó a éste qué le aquejaba.

El enfermo sin dudarlo respondió que estaba sudando más de lo normal. Ante esto el Doctor dijo:

– Todo parece normal. Estás bien.

Al día siguiente, el Doctor volvió a visitar al paciente. Éste indicó que se encontraba más enfermo que el día anterior, y que tenía mucho frío. Ante esto el Doctor respondió:

– No pierdas la paciencia, todo está bien.

Pasaron algunos días y el Doctor volvió a visitar al enfermo. Éste, visiblemente desmejorado, volvió a indicar que se encontraba más enfermo y no conseguía conciliar el sueño. El Doctor respondió nuevamente:

– Estás bien.

Al retirarse el Doctor de la habitación, escuchó al enfermo decir a sus familiares:

– Creo que me voy a morir de estar bien, pero cada día estoy peor.

Ante esto, el Doctor sintió vergüenza y entendió que debía prestar más atención a las necesidades de sus pacientes.

Reflexión : Hay profesiones que requieren de constancia y disciplina. Es importante preocuparse por otros y escuchar sus necesidades, para evitar jugar con sus vidas y bienestar.

Palabras de Jesucristo. Y cualquiera que como discípulo dé de beber aunque sólo sea un vaso de agua fría a uno de estos pequeños, en verdad os digo que no perderá su recompensa. (Mateo 10:42).

Tiempo de Pensar. No es más grande el que se cree, sino el que mira al pequeño como así mismo.

Oración. Señor dame la capacidad de poder comprender y escuchar, para poder vivir como el más pequeños de los tuyos, sabiendo hacer el bien que necesita el prójimo. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario