La Tentación

La Tentación

Es la instigación que induce el deseo de algo. Puede tratarse de una persona, una cosa, una circunstancia u otro tipo de estímulo. La tentación está asociada a la seducción y la provocación.

Cuando caemos en la trampa de la Tentación, somos seducidos por el engaño y atrapados por la mentira, que conlleva a nuestra vida al fracaso, dejándonos en la miseria espiritual.

Es la incitación a pecar por parte del Diablo (también conocido como Satanás o el Demonio). El Diablo puede provocar al ser humano para haga o deje de hacer algo, aprovechando la debilidad intrínseca del hombre para alejarlo de Dios.

El ser humano vive una lucha constante contra las tentaciones que intentan llevarlo por el camino más fácil pero alejado de los mandatos divinos.

Una vez, un gato muy hambriento vio entrar a su casa a un ratoncito. El felino, con muchas intenciones de agarrarlo y luego comérselo, se acercó a la ratonera para decirle:

– ¡Qué guapo y lindo estás ratoncito! Ven conmigo, pequeñito, ven… dijo con dulce voz el gato.

La mamá del ratoncito escuchó las intenciones que tenía el hábil gato y le advirtió a su hijo diciendo:

– No vayas hijito, tú no conoces los trucos de ese bribón.

El gato insistente le dijo nuevamente al ratón:

– Ven, pequeñito ven. ¡Mira este queso y estas nueces! ¡Todo eso será para ti!

El inocente ratoncito le preguntó de nuevo a su madre:

– ¿Voy mamá?… ¿voy?

– No hijito, ni se te ocurra ir, sé obediente, le dijo nuevamente su madre.

El gato nuevamente volvió a engañarlo diciendo:

– Ven, te daré este sabroso bizcocho y muchas cosas más…

– Puedo ir mamá, por favor te lo suplico – dijo el ratoncito.

– ¡Que no, tontuelo! No vayas. – Insistió la mamá ratona.

-No me hará nada mamá. Sólo quiero probar un pedacito… – dijo por última vez el ratoncito, y sin que su madre pudiera detenerlo, salió rápidamente de su agujero.

A los pocos instantes, se oyeron unos gritos que decían:

– ¡Socorro, mamá, socorro! ¡Me come el gato!

La mamá ratona no pudo hacer nada para salvar a su ratoncito que murió devorado por el gato.

Reflexión : La tentación es un engaño que cuando caemos en el nos puede causar dolor y en muchas ocaciones la muerte.

Palabras de Jesucristo. Entonces Jesús le dijo: ¡Vete, Satanás! Porque escrito está: «Al Señor tu Dios adoraras, y solo a El serviras.» (Mateo 4:10).

Tiempo de Pensar. Huye de la tentaciones que te llevarán a la ruina y no escuches el engaño que te producirá la muerte.

Oración. Señor guárdame de toda tentación , sabiendo que el poder adorarte me podrá guardar de del engaño de enemigo, el cual huira del poder de tú Palabra. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario