Oración

Este término se refiere a la palabra o al conjunto de palabras con autonomía sintáctica. Esto quiere decir que se trata de una unidad de sentido que expresa una coherencia gramatical completa. La oración es el constituyente sintáctico más pequeño posible que puede expresar una proposición lógica.

La oración se debe hacer con entendimiento, sabiendo que el que la este hollendo pepueda entenderlo que el orador expresa.

De ahi la nesecidad de por expresarse a Dios con sentido, cuando le oramos, es importante comprender lo que le estamos hablando, sabiendo que el puede escuchar nuestra Oración.

Hay una gran diferencia en rezar y orar. El que reza repite lo que los demás ha dicho y en ocaciones sin tener encuenta lo que pronuncian. Como el que dice : » Perdona mis ofensas como yo he perdonado al que me ha ofendido». Si tu medita en esta pequeña frase y vas y pides perdón a que te ofendió has orado. Ahora si no lo has echo y la pronuncias has rezado.

En otro sentido, una oración es una súplica, un ruego o una alabanza que se hace a Dios.

También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,  diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.
Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.
Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.
Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.
¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?
Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Reflexión. La oración del justo puede mucho, esta mueve montañas de fe y llena la vida de esperanza.

Palabras de Jesucristo. Pero a vosotros los que oís, os digo: amad a vuestros enemigos; haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen; orad por los que os vituperan. (Lucas 6:27-28).

Tiempo de Pensar. Una oración sincera puede más, que mil palabras vacías.

Oración. Señor concedeme la capacidad de orar con entendimiento, sabiendo que tu escuchas la oración sincera, que sale de lo más profundo del corazón, para que todo el que lea estos devocinales puedan obtener una vida de relación contigo. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario