Disfruta de lo sencillo

Disfruta de lo sencillo

Somos personas que nos estamos dejando llevar por el afan, y no disfrutamos de las cosas sencillas que nos presenta la vida.

Cuando de verdad hay que aprender a conocerle, lee más, siéntate en la terraza y admira la vista sin fijarte en las malas hierbas y busca más de Dios, El te mostrará lo sencillo de la vida.

Pasa más tiempo con tu familia y con tus amigos, come tu comida preferida, visita los sitios que amas.

La vida es una sucesión de momentos para disfrutar, no es solo para sobrevivir.

Usa tus copas de cristal, no guardes tu mejor perfume, úsalo cada vez que te den ganas de hacerlo.

La ley del Señor es perfecta, que restaura el alma; el testimonio del Señor es seguro, que hace sabio al sencillo.

Los preceptos del Señor son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del Señor es puro, que alumbra los ojos. (Salmos 19:7-8)

Las frases “Uno de estos días”, “Algún día”, quítalas de tu vocabulario. Escribamos aquella carta que pensábamos escribir, “Uno de estos días”.

Digamos hoy a nuestros familiares y amigos, cuanto los queremos.

Por eso, no retardes nada que agregaría risa y alegría a tu vida.

Cada día, hora, y minuto son especiales… y no sabes si pudiera ser el último…

Si estas tan ocupado y no puedes tomarte unos minutos para mandar este mensaje a alguien que tu quieras, y dices a ti mismo que lo enviaras “Uno de estos días” piensa que “Uno de estos días” puede estar muy lejos.

Hoy tenemos edificios más altos y autopistas más anchas, pero temperamentos más cortos y puntos de vista más estrechos.

Gastamos más, pero disfrutamos menos.

Tenemos casas más grandes, pero familias más chicas.

Tenemos más compromisos, pero menos tiempo.

Tenemos más conocimientos, pero menos criterio.

Tenemos más medicinas, pero menos salud.

Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero hemos reducido nuestros valores.

Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado.

Hemos llegado a la Luna y Marte, pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer a nuestro vecino.

Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior.

Tenemos mayores ingresos, pero menos moral.

Estos son tiempos con más libertad, pero menos alegría.

Con más comida, pero menos nutrición.

Son días que llegan dos sueldos a casa, pero aumentan los divorcios.

Son tiempo de casas más lindas, pero más hogares rotos.

Por todo esto, propongo que de hoy en adelante, no guardes nada “Para una ocasión especial”, porque cada día que vivas es una ocasión especial.

Reflexión. Que en estas fiestas de fin de año, puedas tener el mejor tiempo de calidad con los que amas, disfrutar de ellos en todo momento y sabiendo dar gracias a Dios por un año más de vida con ellos.

Palabras de Jesucristo. Mas el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí, os traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo; porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.

Y esto os servirá de señal: hallaréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. (Lucas 2:10-12)

Tiempo de Pensar. Las cosas que podemos ver más sencillas, son las que disfrutamos cuando las tenemos en nosotros y las compartimos con amor.

Oración. Señor, con tú nacimiento nos mostraste la sencillez de tu corazón, el haber eligido nacer en un pesebre, esta muestra de humildad, debe llenar nuestro interior para darle valor a las cosas sencillas que se nos presentan cada día , gracias por tu nacimiento. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario