Compasión

Es un sentimiento de profunda simpatía y dolor por otra persona afectada por la desgracia, acompañado por un fuerte deseo de aliviar el sufrimiento.

La compasión va acompañada con el tiempo que dediquemos a quien necesite de un servicio, su misericordia son la predestinación con que actuemos y acompañemos a travez de la compenetración del dolor de otro, que sufre su tristeza que lo agobia cayendo a un estado de inconsolación.

La ayuda al prójimo para que su dolor sea aliviado o eliminado, por medio de la solaridad humana, que se manifiesta en demostrale la importancia que representa a través del tiempo que le dediques.

Es posible evaluar la importancia que le asignamos a algo considerando el tiempo que estamos dispuestos a dedicarle. Cuanto más tiempo le dedicamos a algo, más evidente resulta la relevancia y el valor que tiene para nosotros. Si quieres conocer las prioridades de una persona, fíjate en cómo usa el tiempo.

El tiempo es el regalo más preciado que tenemos porque es limitado. Podemos producir más dinero, pero no más tiempo. Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos entregando una porción de nuestra vida que nunca podremos recuperar. Nuestro tiempo es nuestra vida. El mejor regalo que le puedes dar a alguien es tu tiempo.

No es suficiente decir que las relaciones son importantes: debemos demostrarlo en nuestras acciones, invirtiendo tiempo en ellas. Las palabras por sí solas nada valen: “No solamente debemos decir que amamos, sino que debemos demostrarlo por medio de lo que hacemos”. Las relaciones exigen tiempo y esfuerzo. Amor se deletrea así:

La esencia del amor no es lo que pensamos o hacemos o aportamos a los demás; antes bien, es cuánto entregamos de nosotros mismos. A los hombres, en particular, les cuesta entender esto. Muchos dicen: !Te Quieren a Tí!. Quieren tu ojos, tus oídos, tu tiempo, tu atención, tu presencia, tu interés: Tú Tiempo.

El mejor regalo de amor no son los diamantes ni las rosas ni los dulces. Es brindar tu concentración. El amor se concentra tanto en otra persona que por un instante uno se olvida quien es. La atención dice:

Reflexión. Siempre que dediques de tu tiempo al necesitado, estarás haciendo un sacrificio, y el sacrificio es la esencia del amor lleno de compasión.

Palabras de Jesucristo. Y viendo las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban angustiadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor. 9:36a(Mateo 9:36).

Tiempo de Pensar. Solo hace falta algunos minutos de amor y compresión, para poder entender la compasión con que actuemos.

Oración. Señor no me hagas ignorante ante el sufrimiento de mi prójimo, dame la capacidad de poder dar el tiempo necesario, para suplir con amor la necesidad, que me llevará de la mano de la humildad y compasión.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario