Compartir con el prójimo

Compartir con el projimo

En términos sencillos podríamos decir que compartir es dar algo de uno mismo a los demás. Ese dar algo, pueden ser muchas cosas: una parte de nuestra comida, el dinero que uno tiene, las ilusiones personales o el sentimiento de amor hacia otra persona. Asi, el concepto de compartir implica necesariamente la intervención de dos o más sujetos, normalmente uno que da y otro que recibe o varios que intercambian algo.

El poder compartir con los demás de nuestro tiempo o de lo materia, es algo muy importe, saber que hay necesidades, con el que tiene hambre, el que está enfermo o el que se encuentra preso o desamparado. Poner de nuestra parte, la capacidad de dar de lo mejor de nosotros al necesitado, es un acto de amor al prójimo, de mucha estima delante de Dios.

De igual manera el compartir en familia, en una reunión o fiesta, trae alegría a nuestro corazón.

Dios estableció las fiestas con ese propósito, de que podamos estar juntos, agradecidos por lo que ha echo en nuestra vida, después poder cantar todos con júbilo y alabanzas de alegría, el disfrute de las bienaventuranzas, la fe y compartir todos juntos de su amor en un mismo lugar.

Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu Africana.

Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas.

Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos, después se sentaron juntos a disfrutar del premio.

Cuando él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron: “Ubuntu”, ¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes? Ubuntu, en la cultura Xhosa significa: Yo soy porque nosotros somos. ¿Qué reflexión te deja a ti esta manera de comportarse?

Reflexión. Cuando nos vemos juntos, podemos saber que nadie es mayor que nadie. y que el poder compartir es el mejor detalle de amor, de todos los que están dispuestos a ver al prójimo como así mismo.

Palabras de Jesucristo. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: «Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

«Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.» (Mateo 25:34-36)

Respondiendo el Rey, les dirá: «En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.» (Mateo 25:40).

Tiempo de Pensar. Solo podemos saber amar al projimo, cuando nos desprendemos de nosotros mismos y compartimos lo mejor de nuestra vida.

Oración. Señor, saber compartir de tu amor con el prójimo, es poder endender la negación de nosotros, para dar de lo mejor de nuestra vida. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario