Cuatro ángulos cardinales

Los cuatro ángulos de la vida.

Cuando conocí a Israel, fui sorprendido por DIOS, al ver a este pueblo tan bendecido en el desierto. Vi la diferencia cuando venía de Cairo en Egipto, atravesando un desierto sin nada de vegetación, y al entrar a Israel y solo recorrer algunos kilómetros, empecé a observar un desierto convertido en verde.

Ver las maravillas de como esta nación tan pequeña, es edificada con grandes carreteras, y ciudades que adornan su entornos.

De igual manera vi en Jerusalén una ciudad maravillosa, llena de costumbres y tradiciones religiosas, que lo llevan a uno a mirar la historia y los tiempos.

Pero más sorprendido quede cuando todavía pelean entre sí, por una pequeña parte de aquella ciudad, los Musulmanes, Judíos, Arameos y Cristianos. Convirtiéndola en un refugio de plegarias para Dios, lleno de religiosidad ante las ruinas del templo, la cual solo quedo sus Cimientos.

Ahora si quede claro en esta parabola dicha por Jesús. La piedra que desecharon los constructores; es la piedra angular.

El ángulo es el borde de un cuadrado, que predomina sobre una superficie. En otras palabras hay cuatro ángulos en aquel lugar cuadrado donde estaba el templo, pero hay cuatro religiosos que quieren predominar, pero no han entendido y reconocido, que Jesucristo es la piedra de aquellos cuatro ángulos y que sus Cimientos quedaron para siempre.

Escuchad otra parábola. Había una vez un hacendado que planto una viña y la cerco con un muro, y cavo en ella un lagar y edifico una torre, la arrendó a unos labradores y se fue de viaje. Y cuando se acercó el tiempo de la cosecha, envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos. Pero los labradores, tomando a los siervos, a uno lo golpearon, a otro lo mataron y a otro lo apedrearon.

Volvió a mandar otro grupo de siervos, mayor que el primero; y les hicieron lo mismo. Finalmente les envió a su hijo, diciendo: “Respetarán a mi hijo.” Pero cuando los labradores vieron al hijo, dijeron entre sí: “Este es el heredero; venid, matémoslo y apoderémonos de su heredad.”

Y echándole mano, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron. Cuando venga, pues, el dueño de la viña, ¿qué hará a esos labradores? Ellos le dijeron: Llevará a esos miserables a un fin lamentable, y arrendará la viña a otros labradores que le paguen los frutos a su tiempo.

Reflexión. Jesucristo no es religión, es sinceridad y vida. Solo hay que aceptarlo como el Hijo de Dios y su sacrificio como perdón de nuestros pecados, el cual nos dará vida eterna y una construcción de nuestro templo, que estará en nuestro interior.

Palabras de Jesucristo. Jesús les dijo*: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: “La piedra que desecharon los constructores, esa, en piedra angular se ha convertido; esto fue hecho de parte del Señor, y es maravilloso a nuestros ojos”? Por eso os digo que el reino de Dios os será quitado y será dado a una nación que produzca sus frutos. Y el que caiga sobre esta piedra será hecho pedazos; pero sobre quien ella caiga, lo esparcirá como polvo. Al oír sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, comprendieron que hablaba de ellos. Y cuando procuraron prenderle, tuvieron miedo de la multitud, porque le tenían por profeta.

Tiempo de Pensar. Solo podemos ser edificados sobre la piedra angular de nuestro ser, la cual es Jesucristo. Que son cuerpo, espíritu, alma y vida.

Oración. Señor. Concedeme el privilegio de poner mis cimientos sobre tu base que es la palabra tuya, la cual será un remanente de construcción sobre mi vida, para ser edificada en tu verdad, que cubrirá los cuatro ángulos de mi porvenir.Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario