La búsqueda de La Paz

La búsqueda de la paz.

Hoy grandes gobiernos se encuentran en conflictos, debido que no an encontrado la fórmula de estar en paz. De igual manera los matrimonios se destruyen por los problemas que tienen sin resolver; el cual se olvidan de la noventa y nueve cosas buenas y se concentran en una mala, que les quito la paz del hogar.

La gente vive perturbada con las noticias, ya que ellas a diario están convulsionando a las persona , con los acontecimientos que estremecen al mundo, quitando la paz en muchas vidas.

La falta de tolerancia es cada día menos, la gente está siendo arrastrada por las emociones y los sentimientos, donde es muy fácil perder la paz en su interior, cayendo en un caos del alma, que perturbaran sus sueños y momentos de alegría.

Entonces habitará mi pueblo en albergue de paz, en mansiones seguras y en moradas de reposo; aunque caiga granizo cuando el bosque caiga, y la ciudad sea derribada por completo. (Isaías 32:18-19).

Por tal razón es muy importante buscar la paz interior, que sólo Dios nos las puede dar, cuando construimos nuestra vida en medio de sus Cimientos, la cual nos llenará de esperanza y fe, ante cualquier adversidad. El no nos dejará solo, siempre nos mostrará un camino a seguir y sobre todo inundara de paz nuestro ser interior.

Un día dos constructores mientras almorzaban comentaban sobre lo difícil que es tener paz en la vida. En ese momento pasa un gran anciano sabio y el cual su cara refleja mucha paz y ternura.

Entonces estos constructores decidieron preguntarles al anciano.

-¿Oye anciano y sabio como has logrado vivir tanto tiempo en paz?.

El cual el sabio anciano respondió con una bella sonrisa.

La paz es como construir una casa en un suelo firme, la cual tendría estos beneficios:

Cimientos fuertes, llenos de convicciones.

Vigas de hierro, que sostendrá el entusiasmo.

Paredes sólidas y pintadas de claridad, que reflejarán la luz de esperanza en todo el hogar.

Techos protectores de obstáculos.

Puertas de roble, que serán de gran nobleza para quienes entren por ellas.

Ventanas con vista a la mañana siguiente, que te mostrarán en nuevo día que te espera para volver a empezar.

Un baño con abundancia de agua, para limpiar diariamente mis defectos y debilidades.

Una cocina adecuada para preparar una buena comida, que será la forma de poder aprender a digerir bien las cosas buenas.

Y sobre todo una oficina con una gran biblioteca, donde obtendré todo el conocimiento de estar en paz.

Pondría un gran letrero en la entrada que diría :

“Estoy en LA PAZ, cercada por mis afectos, mis costumbres, mis personas…
Estoy en LA PAZ, limpiando los rincones de oscuras telarañas.
Estoy en LA PAZ, sonriendo al sol en el jardín.
Estoy en LA PAZ y percibo el perfume de tu compañía oh DIOS!!.

Reflexión. La paz se construye en nuestro interior, con Cimientos de esperanza, paredes y techos de protección cuando Le creemos a Dios, el cual nos permitirá vivir una vida con vida llena de fe, que será el reflejo de nuestra sonrisas de paz.

Palabras de Jesucristo. Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios. (Mateo 5:9).

Tiempo de Pensar. Un hogar en paz se forma: con puertas de sinceridad, paredes de seguridad, baños de perdón, ventanas de honestidad, techos de protección y cimientos de la verdad; por la cual disfrutaré en la cocina de un rico plato preparado lleno de felicidad.

Oración. Señor, concedeme la paz en mi hogar interior, de mi cuerpo y pensamiento, el cual es la vivienda de mi alma y mis emociones, por la cual será morada de Tú Espíritu Santo, para traerme a diario la convicción de tu verdad, que serán lo cimientos seguros de una paz fortalecida. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario