La desobediencia

Promesa 320

Volverá a compadecerse de nosotros, hollará nuestras iniquidades. Sí, arrojarás a las profundidades del mar todos nuestros pecados. Miqueas 7:19.

Tiempo de meditación

Las normas forman parte de la vida de las personas, normas que se producen en distintos contextos y que tienen como objetivo propiciar el orden en la convivencia. Existen unas normas en el hogar, unas normas en el trabajo, normas legales, normas de cortesía y normas he ordenanzas de Dios. Sin embargo, más allá de que las normas formen parte del código ético a nivel social es importante puntualizar que las personas pueden adoptar una actitud libre al respecto. Una norma puede cumplirse de una forma obediente pero también es posible no cumplir una norma a través de un acto de desobediencia. Cuando desobedecemos a las normas establecidas , recibimos consecuencias por nuestros actos, ya que estamos incumpliéndolas y saliéndonos del orden establecido.

Tiempo de reflexión.

Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos. Y la ley se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia, para que así como el pecado reinó en la muerte, así también la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, mediante Jesucristo nuestro Señor. Romanos 5:21.

No cabe duda que ser rebelde conduce muchas formas de desobediencia, ya que es por medio de la rebeldía que se manifiesta la inconformidad, con la cual se procede de una forma incorrecta muchas veces agresivas para actuar y expresar lo que sentimos. Pero la rebelión en agresividad se puede convertir en pecado y llevarnos al sufrimiento.

Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la desobediencia, como iniquidad e idolatría. Por cuanto has desechado la palabra del Señor, El también te ha desechado para que no obtengas lo que quieres. 1 Samuel 15:23 .

Tiempo para actuar

En ocaciones podemos no estar de acuerdo con algo que se estableció, es muy probable que nos incomodemos y quizás tenemos que sujetarnos a las normas o leyes establecidas por fuerzas de voluntad, pero es hay donde esa sujeción presentada a Dios puede traer bendiciones a nuestra vida.

Siervos, obedeced en todo a vuestros amos en la tierra, no para ser vistos, como los que quieren agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, temiendo al Señor. Colosenses 3:22.

Desobedecer a Dios y su palabra, traerá como consecuencia la muerte espiritual, en muchas ocaciones somos tentados, llevados por nuestra propia carne y sentimos a infligir lo ordenado por Dios , llevándonos por pasiones deshonestas que producen el pecado en nosotros. Ahora si las reconocemos y las confesamos delante De Dios arrepintiéndonos de corazón; El es justo para perdónanos, teniendo misericordia de nosotros, aun que tengamos sufrir consecuencias por causa de la desobediencia.

¿Qué Dios hay como tú, que perdona la iniquidad y pasa por alto la rebeldía del remanente de su heredad? No persistirá en su ira para siempre, porque se complace en la misericordia.

Tiempo de pensar

Desobedecer produce pecado, obedecer produce bendiciones. La terquedad es la desobediencia en todo.

Oración.

Desmonto dota desobediencia a Dios, reconociendo mis debilidades y pecados por el cual me arrepiento de corazón, sabiendo que tú misericordia me alcanzará. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario