LAS TORMENTAS DE LOS MALOS SECRETOS

SALMO 44: 20-32

Si nos hubiéramos olvidado del nombre de nuestro Dios o hubiéramos extendido las manos en oración a dioses ajenos, con toda seguridad Dios lo habría sabido, porque conoce los secretos de cada corazón.

Tiempo de meditación.

Hay quienes esconden secretos de malas acciones y no pueden conciliar el sueño. Cuando en el corazón se apiñan los secretos, y arden los ojos por las quemantes lágrimas, y las costillas parecen estallar con el creciente confinamiento del corazón, no se puede hallar otra expresión de ese laberinto salvo una oleada de liberación. Cuando nuestro corazón es abatido por guardar secretos que nos contaminan el alma, nos sentimos tristes y desolados, ya que el sufrimiento interno es cada día mayor por no revelar el secreto y guárdalo para si. Las personas melancólicas gozan lamentándose, y los amantes hallan alivio y condolencia en sus sueños, y los oprimidos se deleitan cuando causan conmiseración.

Tiempo de reflexión .

Cuando escondemos nuestras malas acciones , el corazón sufre. Mas quiero decirte que Dios conoce lo mas intimo que guardas en tu corazón y quiere que te liberes de esa gran pesadilla.

Oh Señor de los Ejércitos Celestiales, tú juzgas con justicia, y examinas los secretos y los pensamientos más profundos. Jeremías 11:20A.

Solo podrás ser libre de esa gran pesadilla cuando estas dispuesto a revelar el secreto que te atormenta, para esto tienes que pedirle primero perdón a Dios, después confesar tu secreto a quien pueda ser prudente y sabio ,para que te ayude a superar esos momentos. Se dice que “Cada mujer lleva una sonrisa en su rostro y miles de secretos en su corazón”. Estos secretos en ocaciones se esconde por sentimientos o por que su alma los atesora. Mas hay muchos que son dañinos y estos son los que debemos confesarle a Dios, para que pueda ser liberada de tragos amargos.

Al escuchar, sus pensamientos secretos quedarán al descubierto y caerán de rodillas y adorarán a Dios declarando: «En verdad, Dios está aquí entre ustedes». 1 Corintios 14:25.

No seas cómplice o conspirador, guardando las malas acciones de otros, ya que es tan malo el que hace lo malo , como el que esconde su secreto. Los secretos malos son permanentes y pueden acabar en tristeza.

Tiempo para actuar.

Las tormentas del alma son muestras de la desproporción que surge a veces entre el hombre y sus circunstancias; entre la fuerza impetuosa de la adversidad y las limitadas fuerzas del ser humano. El miedo es la causa numero uno de no poder ser libre de los malos secretos, ya que estamos luchando con el que dirán o que van a pensar de mi. Recuerda quien juzga las acciones de otros también ser juzgado por Dios.

Tengo la conciencia limpia, pero eso no demuestra que yo tenga razón. Es el Señor mismo quien me evaluará y tomará la decisión. Así que no juzguen a nadie antes de tiempo, es decir, antes de que el Señor vuelva. Pues él sacará a la luz nuestros secretos más oscuros y revelará nuestras intenciones más íntimas. Entonces Dios le dará a cada uno el reconocimiento que le corresponda. 1 Corintios 4:4-5.

Así que no sigas marchitando tu alma y cuerpo ocultando un mal secreto, ya esto se convierte en una gran tormenta de arena que secara tu ser interior y en ocaciones te producirá enfermedad. Se libre y confiesa a Dios tu pecado yo te restaurará, El levantara tu vida y te sanarás.

Nos marchitamos bajo tu enojo; tu furia nos abruma. Despliegas nuestros pecados delante de ti – nuestros pecados secretos— y los ves todos. Salmos 90:7

Tiempo de pensar.

Un mal secreto te lleva a la tumba, mas la confesión te llevara a la salvación.

Oración.

Señor, hoy revelo mis malos secretos delante de ti, te pido perdón por mis malas acciones o decisiones que me llevaron a ocultar este tormento, te pido que sanes mi alma y me levantes de mi tristeza. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario