¡ LA TIERRA GIME!

SALMO 46:1-4

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad. Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos y las montañas se derrumben en el mar. ¡Que rujan los océanos y hagan espuma! ¡Que tiemblen las montañas mientras suben las aguas!. Un río trae gozo a la ciudad de nuestro Dios, el hogar sagrado del Altísimo.

Tiempo de meditación.

Cada año escuchamos mas y mas como el mar sube de nivel, de igual manera las tormentas o huracanes son cada dia mas severas, vemos como los ríos se desbordan y la montañas se mueven haciendo alud de tierras y tapando viviendas y a personas. Todo esto lo vemos en las noticias, que cada dia son mas alarmantes con el gran cambio climático. Lo cierto es que los terremotos han causado mucha angustia en nuestros días; de hecho, durante el siglo XX destruyeron las viviendas o acabaron con la vida de millones de personas. Muchas de esas muertes, según los peritos, pudieron haberse evitado. Los reglamentos de construcción con frecuencia se hacen a un lado ante la demanda de viviendas cuya construcción resulte rápida y económica y satisfaga las necesidades del acelerado crecimiento de las ciudades.”

Tiempo de reflexion

Efectivamente, a veces lo más mortífero de una catástrofe son el egoísmo y la negligencia, defectos que, cabe señalar, se destacan en otra profecía bíblica relativa a “los últimos días” del presente sistema. En aquel tiempo, advirtió la Biblia, los hombres serían “egoístas, codiciosos” e “insensibles”.

Timoteo, es bueno que sepas que, en los últimos días, habrá tiempos muy difíciles. Pues la gente solo tendrá amor por sí misma y por su dinero. Serán fanfarrones y orgullosos, se burlarán de Dios, serán desobedientes a sus padres y malagradecidos. No considerarán nada sagrado. 2 Timoteo 3:1 -2.

El temor de Dios cada dia mas se pierde, la maldad y la falta de amor destruye miles de vidas, es como una tormenta o un terremoto. Hemos visto como apersonas las a sorprendido la muerte por medio de gente sin escrúpulos que acaban con la vida de los demás, por que no aman y no saben amar. Esta profecía de Jesucristo.

Sin embargo, todo eso es solo el comienzo de los dolores del parto, luego vendrán más. Mateo 24:8 .

Ahora el promete salvación y cuidado a quienes perseveren constante y le crean a su palabra, nos da una promesa de salvación y redención.

Abundará el pecado por todas partes, y el amor de muchos se enfriará; pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo. Mateo 24:12 -13.

Tiempo para actuar.

Si en verdad le hemos creído no debemos alármanos al escuchar estos acontecimientos proféticos, mas bien debemos de saber que las señales de todo esto es porque se acerca la venida de nuestro salvador Jesús.

Pues, así como el relámpago destella en el oriente y brilla en el occidente, así será cuando venga el Hijo del Hombre. Así como los buitres, cuando se juntan, indican que hay un cadáver cerca, de la misma manera, esas señales revelan que el fin está cerca. Mateo 24:27 -28.

La angustia no se mide por la frecuencia de los movimientos telúricos ni por el valor que estos alcancen en la escala de Richter, sino por sus consecuencias en la gente. De ahi la importancia de poder saber que Dios es nuestro refugio y es quien nos da la fuerza para poder sobrepasar todos estos acontecimientos mundiales.

Pues toda la creación espera con anhelo el día futuro en que Dios revelará quiénes son verdaderamente sus hijos. Contra su propia voluntad, toda la creación quedó sujeta a la maldición de Dios. Sin embargo, con gran esperanza, la creación espera el día en que será liberada de la muerte y la descomposición, y se unirá a la gloria de los hijos de Dios. Pues sabemos que, hasta el día de hoy, toda la creación gime de angustia como si tuviera dolores de parto; y los creyentes también gemimos —aunque tenemos al Espíritu de Dios en nosotros como una muestra anticipada de la gloria futura— porque anhelamos que nuestro cuerpo sea liberado del pecado y el sufrimiento. Nosotros también deseamos con una esperanza ferviente que llegue el día en que Dios nos dé todos nuestros derechos como sus hijos adoptivos, incluido el nuevo cuerpo que nos prometió. Romanos 8:19-23.

Tiempo de pensar.

La tierra gime por la presencia de Dios, mas cuanto mas nosotros debemos de buscar su presencia.

Oración

Señor al ver los acontecimientos mundiales me doy cuenta que tu venida se acerca, ahora te pido por todos los que han creído para que los guardes de las angustias , miedos y temores, que podamos descansar en tus promesas y estar confiados que aunque tiemblen las montañas y las aguas tomen su curso, nos regocijaremos en tu presencia. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario