EL GRAN AMOR DEL ETERNO

El amor De Dios es ágape y no pide nada a cambio.

Si no que Él trasformará y da vida en abundancia a quienes lo buscan sinceramente.

Necesitas saber que hay alguien que te ama así como eres, alguien que sabe todo de ti, de las cosas positivas, de las cualidades que tienes, así como de tus pensamientos negativos , alguien que conoce todo tú potencial, lo que eres capaz de lograr, como te conoce también sabe cual es el propósito de tu vida. ¿Quizás ya te lo imaginas, o nunca ni lo has pensado?. Ese alguien es el Eterno Dios. El amor de Dios es para siempre. No se acaba ni completa nunca. Su amor es eterno como Él es eterno, y es por su gran amor que nos atrae hacia Él mismo y nos prolonga su misericordia. Durante toda la eternidad seguiremos experimentando y disfrutando del amor de Dios. ¿ Sabes cuánto te ama Dios? Conocer la grandeza del amor de Dios puede tocar tu corazón y transformar tu vida. Él te lleva a transformarte en un hombre de integridad, te muestra los mejores valores de vida, te enseña a desarrollar una fe que mueve montañas y su gracia se manifiesta en ti poniendo un corazón humilde y lleno de amor por ti y el prójimo. Por esto el amor de Dios es asombroso cuando estamos dispuestos a buscarlo.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. 1 Juan 4:10.

Como podemos descubrir el propósito que Dios tiene para nuestras vidas, la mejor forma es relacionarme con las enseñanzas de vida de Jesucristo. Esta son pactadas en un Nuevo Testamento. Donde Él se hizo hombre para vernos de tú a tú y demostrarnos como se convierte un cuerpo de pecado a ser un hijo de el Padre Eterno. Por esto como nuestro Creador nos ama sin ningún interés, ya que solo quiere lo mejor para nuestras vidas.

Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. (Juan 15:13)

La razón que envió a su hijo Jesucristo, es que por medio de su sacrificio podemos llegar a tener una relación de comunión con nuestro Padre celestial. Jesús es el camino, la verdad y la vida; Él nos amo tanto que murió en la cruz, dando su vida para librarnos de todo lo que nos separa de Dios. solo basta con pedirle perdón por nuestros pecados, e invitarle a ser parte de nuestra vida diariamente .

Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Después que le permites a Dios ser parte de tu vida y de tus decisiones. Él comienza a ayudarte, a llegar a ser la persona que Él quiere que seas, con un verdadero objetivo que es ir descubriendo tú verdadero propósito, el cual te formara con una actitud recta, con la cual seremos transformados a vivir una vida correctamente en un mundo, donde le podemos decir no al pecado y si a la gracia inmensa de su gran amor.

¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él. 1 Juan 3:1.

Por eso es importante que empieces a “Amar a Dios…”, invitándolo a ser parte de tu vida.

¡Cuán precioso, oh Dios, es Tú gran amor! Todo ser humano halla refugio a la sombra de tus alas. Salmo 36:7.

Su amor protege, cambia y transforma . Haciéndonos participes de la vida eterna por medio de Jesucristo.

Por esto no se ama a Dios haciendo mas sacrificios o prendiendo mas veladoras . Si no obedeciendo su mandato por medio de su Palabra, para que seamos transformados en hijos de Dios.

ORACIÓN.

Empiezo hoy a relacionarme con Dios, entregó mi vida a Jesus, se que el cambiará mi forma de pensar, transformándome en una persona diferente y librándome de pecado que me agobia. Para vivir su gracia y poder manifiesta es su gran amor. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario