EL FRUTO DE LA PACIENCIA

Dios no te da paciencia, pero si te pone a prueba para que la desarrolles. Por esto la paciencia es el tiempo que determinamos, para encontrar soluciones.

La paciencia es un rasgo del carácter que nos permite pasar por situaciones caóticas. La paciencia en algunos casos implica sufrimiento, ese sufrimiento se acepta con dignidad esperando una recompensa mayor que vendrá, ya sea con el simple paso del tiempo, con perseverancia, o con la acción correcta en el momento correcto.

Vale más terminar algo que empezarlo. Vale más la paciencia que el orgullo. Controla tu carácter, porque el enojo es el distintivo de los necios. Eclesiastés 7:8-9.

Desarrollar la paciencia es un trabajo cada vez más esencial en esta sociedad que vivimos la cual esta continuamente en cambios continuos de formas de proceder de las personas, debido a todos los impares que es tan como viendo al mundo. Se a perdido la falta de tolerancia y cada uno esta siendo guiado por un afán de sobre existir, la pandemia mundial llevo a muchas personas a un encierro donde la gente se deprimía por falta de paciencia. Ya que no resistían los cambios que estaban ocurriendo. Ahora la mayoría de nosotros somos conscientes de que es muy importante desarrollar la paciencia para vivir de una manera más inteligente. Pero entre desearlo y lograrlo hay un gran diferencia. Sobre todo si tenemos en cuenta que el mundo actual no es precisamente un reino de la tranquilidad.

Quédate quieto en la presencia del Señor, y espera con paciencia a que él actúe. No te inquietes por la gente mala que prospera, ni te preocupes por sus perversas maquinaciones. Salmos 37:7

Es necesario que pasemos por diferentes pruebas para que desarrollemos la paciencia; es importante notar que paciencia no significa esperar hasta que la situación cambie, o hasta que alguien más haga , es lo que tú tiene que hacer en el momonto adecuado. Es muy fácil culpar a los demás de todo aquello negativo que nos sucede, pero es difícil encontrar la forma y el tiempo para encontrar soluciones. De ahi que la Paciencia es la capacidad de tolerar y comprender. El no perder los estribos en las situaciones que nos llevan a las emociones encontradas. Ser conscientes que en algunos momentos es mejor esperar, que perder la vida por la imprudencia y el afán. Por esto considero que la paciencia no es la capacidad de esperar, si no es la habilidad de mantener una buena actitud mientras esperas. Si quieres sanarte de tu cuerpo, toma el tiempo necesario para recuperarte con paciencia y pídele a Dios que controle tus impulsos.

Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos. Romanos 8:25.

En muchas ocasiones debemos depender de otras personas para lograr algo y no desesperamos, es en ese momento donde debemos tomar el tiempo de ver la situación, comprender que todos no somos iguales y debemos aprender a esperar. Está espera es lo que llamamos paciencia. Un gran pensador de la vida escribió esto:

“Lo más incomprensible del Universo es que sea comprensible”. Albert Einstein-

Somos constructores de nosotros mismos y de nuestra propia vida. Si queremos hacerlo todo rápido, probablemente no vamos a ser los arquitectos de una estructura sólida, sino de algo hecho a la carrera y, por tanto, frágil. Bajemos un poco la velocidad, cada vez que nos demos cuenta de que estamos invadidos de premura. Como dice un dicho actual . ¡Bájale dos rayas a tu vida acelerada!. Así podrás tener un mejor control de tus pensamiento para actuar con decisiones claras y certeras.

Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. Romanos 5: 3-5.

Con este consejo no se pretende transmitir la evitación de los errores a la hora de decir algo, sino la necesaria pausa que ayuda a digerir las emociones que se encuentra en la paz que el Eterno brinda. Las respuestas rápidas e irreflexivas son fruto del estrés y la prisa, y debido a ellas se deja de mirar hacia dentro en muchas ocasiones. Si observas tu interior y le das un lugar a Dios, seguro que podrás meditar mucho mejor y con pausa de la vida que estas llevando y lograrás por medio de El la paciencia en tu corazón. Por esto para desarrollar la paciencia también hay que tener paciencia. No se logra de un día para otro. Demanda tiempo y esfuerzo. Sin embargo, es uno de esos logros que nos cambian para siempre y que le otorgan un factor sumamente enriquecedor a nuestras vidas. Inténtalo.

ORACIÓN

Mi oración en este dia al SEÑOR es decirle : Dame sabiduría e inteligencia para concluir cualquier situación por difícil que sea, no permitas que me desespere, ayúdame a esperar en Ti, para tener el tiempo adecuado para solucionarlo con paciencia. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario