PRACTICA LA LEALTAD

El ser capaz de ser leal, es el no poner ninguna condición a una relación de confianza y amor. Para demostrar fidelidad y trasparencia.

La lealtad es la permanente devoción de fidelidad sobre aquello en lo que se sienta honrado a pertenecer, puede ser a una nación, a una institución de trabajo o de estudio, e inclusive se le puede ser leal a una persona que signifique mucho en el cuadro sentimental, por ejemplo: leal a la madre, padre, hermanos, abuelos o también a las amistades. Las acciones hablan por si mismo cuando somos leales, solo hay que poner atención en la forma en que tratamos a los demás y como brindamos estar confianza , con lo cual determina nuestra lealtad. Por eso el principio conocido como lealtad es la permanencia y apoyo constante a una persona, institución o región. Significa nunca darle la espalda a aquello que reconoces como importante en la vida frente a cualquier dificultad que se presente. Demostrar lealtad es demostrar honor y gratitud por todas aquellas personas unidas con cualquier vínculo sentimental. La lealtad es una convicción, en donde la persona se compromete con los allegados de tal forma que estará presente en los buenos momentos, así como también frente a cualquier dificultad. Esta siempre para servir y convivir con quien decide ser fiel.

El que sigue la justicia y la lealtad halla vida, justicia y honor. Proverbios 21:21

Pueden citarse numerosos escenarios en donde esta de protagonista este valor, por ejemplo: en una traición de pareja, cuando se engaña a una persona con otra es la demostración de que nunca se tenía lealtad. Otro ejemplo seria en el ámbito laboral, cuando se es contratado para cumplir una labor en diferentes empresas se hace firmar un contrato de confidencialidad, en donde expone que el trabajador no puede compartir información de la empresa con personas externas al círculo empresarial. Cuando se es leal se cumple con lo que se a comprometido y no se defrauda la confianza.

Muchos hombres proclaman su propia lealtad, pero un hombre digno de confianza, ¿quién lo hallará? Proverbios 20:6

La palabra lealtad despierta un fuerte sentimiento de pertenencia y solidaridad. Con ella viene la idea de fidelidad de todo corazón, junto con una entrega y un compromiso incondicionales. Por eso de la importancia de ser leales a Dios, sabiendo que su lealtad permanece constante en nosotros en todo tiempo y situación. Trayendo el perdón y la restauración, por medio de Jesucristo quien es el que nos justifica delante del Padre. Por eso esto no se realiza con sacrificios y tradiciones , si no con encontrar una estrecha relación a la obedecía de su Palabra.

Porque más me deleito en la lealtad que en el sacrificio, y más en el conocimiento de Dios que en los holocaustos. Oseas 6:6 .

Hay varios ejemplo en la palabra de lealtad . Estamos obligados a ser leales en nuestras relaciones con los demás. Pablo habla de su «compañero fiel» .

Y te pido a ti, mi fiel colaborador, que ayudes a esas dos mujeres, porque trabajaron mucho a mi lado para dar a conocer a otros la Buena Noticia. Trabajaron junto con Clemente y mis demás colaboradores, cuyos nombres están escritos en el libro de la vida. Filipenses 4:3

Posiblemente esta persona desconocida sea Tito o Silas, pero, cualquiera que sea, era alguien que trabajaba fielmente con Pablo. También está Rut, la personificación misma de la lealtad, tal como se demuestra en su completa devoción y compromiso con su suegra.

“No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios». Rut 1:16.

Por esto cuando nos comprometemos a ser leales honramos y demostramos un amor desinteresado, ya que nos damos sin ninguna condición. En el pacto de un matrimonio el primer compromiso es de ser leal con quien nos vamos a casar, amando y respectando la relación hasta que la muerte los separe.

¡Nunca permitas que la lealtad ni la bondad te abandonen!. Átalas alrededor de tu cuello como un recordatorio. Escríbelas en lo profundo de tu corazón. Entonces tendrás tanto el favor de Dios como el de la gente, y lograrás una buena reputación. Proverbios 3:3-4.

ORACIÓN

Señor se que tú eres leal , siempre has estado conmigo en las buenas y en las also momentos de mi vida, en la cual siempre me has dado tu amor y fortaleza. Por esto, ayúdame a tener un corazón agradecido, demostrándote lealtad a tus ordenanzas y una obediencia en el caminar con Tú verdad. Amén

Compartir:

Deja un comentario