NO JUZGUES PARA NO SER JUZGADO

Juzgar al alguien no define quien es el o ella. Define realmente quien eres tú. Una buena y justa conclusion es una balanza absoluta.

Cuando formamos una opinión o juicio sobre algo o sobre alguien. Es que estamos juzgando. Es fácil apuntar un dedo contra otra persona , mas nos nos damos cuenta que ha tres apuntando a nosotros y uno apuntando hacia arriba. De ahi que antes de juzgar miremos bien los hechos ocasionados , para no proceder con un mal juicio. Juzgar es un uso importante de nuestro albedrío y requiere gran cuidado, en particular al formarnos opiniones acerca de otras personas. Todos nuestros juicios deben ser guiados por las normas de rectitud. Recordemos que sólo Dios, que conoce el corazón de todos, puede realizar juicios definitivos de las personas.

»¡Dejen de ser tan orgullosos y altaneros! . ¡No hablen con tanta arrogancia! . Pues el Señor es un Dios que sabe lo que han hecho; él juzgará sus acciones. 1 Samuel 2:3

Si no queremos que hagan lo mismo con nosotros no deberíamos juzgar a los demás sin un conocimiento previo. Los prejuicios a veces pueden hacer que nos quedemos sin conocer a personas maravillosas. Muchas veces somos señalados por algún error que cometemos , hay quienes nos juzgan, y llevan al estrado a personas inocentes, se toma una una posición de juez y condenan. Sin conocer una causa justa. Se dejan llevar por la apariencia sin conocer el corazón. No existe para ellos el perdón, si no siempre el señalamiento de un error. Juzgar a los demás es el deporte de moda. Ahora bien, en cierto modo, es algo que todos hacemos casi inconscientemente. Emitimos juicios sobre todo lo que nos rodea, porque así mantenemos cierto control sobre cada aspecto bajo una etiqueta. “Esto es bueno, esto es malo, de esta persona me puedo fiar, de esta otra mejor me alejo…”

Y el Espíritu del Señor reposará sobre él: el Espíritu de sabiduría y de entendimiento, el Espíritu de consejo y de poder, el Espíritu de conocimiento y de temor del Señor. Él se deleitará en obedecer al Señor; no juzgará por las apariencias ni tomará decisiones basadas en rumores. Isaías 11:2-3.

JESUS vivió el momento de ser juzgado, en un lugar llamado Gabata, Fue presentado ante Poncio Pilatos, La gente toda lo señalaba: Te puedes imaginar la gente que una semana antes lo había recibido como un rey y se encontraban allí juzgándolo, condenándole que lo crucificarán. Lo que más me llama la atención, es la actitud de Jesús , dicen que el se callo y no abrió su boca. Si tú hubieras estado hay en el lugar de Jesús; te aseguro que hubieras llamado a todos los que recibieron un milagro, para que hablaran a favor tuyo y te harías una gran defensa. Más JESUS no se defendió, fue juzgado con la máxima severidad, con la muerte en la cruz. Antes de morir exclamó con gran voz diciendo: !! Padre perdónalos, por que no saben lo que hacen !!. Es hay donde está la clave antes de aprender a juzgar. Se llama PERDÓN.

»No juzguen a los demás, y no serán juzgados.Pues serán tratados de la misma forma en que traten a los demás. El criterio que usen para juzgar a otros es el criterio con el que se les juzgará a ustedes. »¿Y por qué te preocupas por la astilla en el ojo de tu amigo, cuando tú tienes un tronco en el tuyo? . Mateo 7:1 -3.

Cuantas veces le hemos fallado a Dios, dejándonos llevar por el pecado. Pero El antes de juzgarnos nos da la oportunidad del perdón, es hay donde decidimos si lo aceptamos lo desperdiciamos. Te aseguro que al final de los tiempos vendrá un juicio y allí el nos juzgará.

Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino. 2 Timoteo 4.

Hay quien evita emitir juicios porque a su vez, no desea ser juzgado por los demás. Ello es lo que deberíamos poner en práctica siempre, para construir así una sociedad más armónica y tolerante. Te invitamos a reflexionar sobre la conciencia de aprender analizar bien y escuchar la verdad, para poder comprender el conocimiento de las cosas y sacar un buena una justa conclusion . Sin emitir un juicio. Las mejores cosas, las mejores personas, en ocasiones, van disfrazadas con corazas tan corrientes que nos despistan. Solo quienes se acerquen sin juzgar y con el corazón abierto serán dignos de conocer aspectos realmente apasionantes de lo que nos envuelve la vida y aprenderán la sabiduría de Dios que es realmente equilibrada ante la verdad. De ahi que el temor de el Eterno , sera quien refrenara nuestra lengua y dará la verdadera justicia. No juzgues dale espacio a Dios para que obre en tu vida y en las de las demás personas.

Es cierto, cada uno de nosotros tendrá que responder por sí mismo ante Dios. Así que dejemos de juzgarnos unos a otros. Por el contrario, propónganse vivir de tal manera que no causen tropiezo ni caída a otro creyente. Romanos 14:12-13.

Teme a Dios y darle gloria . Por que de sabrás entender que de la forma que mides , serás medido . Y su juicio es el que definirá lo bueno y lo malo de cada persona. Por eso te recomiendo . Cuando te sientas juzgado, descansa en JESUS , El será tu mejor defensor.

ORACIÓN

Señor Jesús guárdame de juzgar, sin primero perdonar. Ayúdame a controlar mis impulsos y emociones , para muño emitir un juicio por las apariencias. Sabiendo que el poder dejarme llevar por la verdad. Sera la forma mas correcta de sacar una buena conclusion y no un juicio. Descanso en tu absoluta y justa bondad . Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario